¿AUMENTARÁ LA MASCARILLA EL USO DE LENTES DE CONTACTO?

0
68

 

Desde que las mascarillas se convirtieron en el elemento de bioseguridad indispensable para las interacciones humanas en el marco de la pandemia, los usuarios de anteojos se enfrentan a dos obstáculos que afectan su comodidad visual: dispositivos empañados y exceso de transpiración que produce un deslizamiento constante.

Con el levantamiento de las cuarentenas obligatorias y la transición a la fase de la “nueva normalidad”, las mascarillas será un elemento clave de autocuidado en las dinámicas de socialización. La Organización Mundial de la Salud ha recomendado a los gobiernos fomentar su uso en espacios públicos o en lugares donde no es posible aplicar las medidas de distanciamiento social.

Sin embargo, uno de los riesgos latentes para su efectividad es la tolerancia a su uso, pues para una gran parte de la población resulta incómodo.

La profesora en asuntos globales y experta en inmunología de la Universidad de Yale, Shan Soe Lin, afirmó en una entrevista en AccuWeather que básicamente será necesario utilizar tapabocas hasta que haya una vacuna para prevenir la Covid-19. Por ahora, la comunidad científica calcula que esto ocurrirá en un periodo aproximado de 12 a 18 meses.

Si la mascarilla se volverá un elemento de la cotidianidad ¿hay indicios de que la relación con dispositivos de salud como lentes de contacto o gafas vaya a cambiar? 

Un sondeo realizado a usuarios de gafas revela que el 76% de los encuestados considera que el uso de anteojos y mascarillas es potencialmente incómodo. A la pregunta sobre si consideraría cambiar las gafas por lentes de contacto, el 47% contestó negativamente, el 19% no lo ha pensado, el 24% lo ve como una buena opción y un 10% sí los cambiaría.

Lentesplus.com, e-commerce especializado en la venta online de lentes de contacto, sostiene que durante la pandemia han registrado cerca de 20 mil nuevos clientes en la región, especialmente por la migración digital de usuarios a e-commerce por las medidas de cuarentena, la realidad sobre los cambios que generará la “nueva normalidad” se verá reflejada en un par de meses.

“Es posible que una parte de la población que usa corrección visual se incline por el uso de lentes de contacto. Se ha detectado un aumento en las consultas, especialmente en poblaciones entre 18 y 30 años, donde una de las razones que los impulsa son las molestias por el uso de mascarillas. Es importante enfatizar que ante la decisión de hacer esta transición es fundamental consultar a un especialista”, afirma Natalia Vargas, CMO de Lenteplus.com

Cuidados adicionales

La OMS ha clasificado entre los posibles riesgos y desventajas del uso de tapabocas una falsa sensación de seguridad, que conduce a una reducción de la atención en otras medidas preventivas críticas como el distanciamiento físico y el lavado de manos, que puede llevar a tocarse los ojos con superficies contaminadas.

Actualmente, no hay evidencia científica para pensar que las personas que usan lentes de contacto tengan más riesgo de contagiarse o que quienes usan gafas tengan mayor protección.  “El lavado correcto de manos y el cumplimiento estricto de las medidas de higiene en cualquier dispositivo de salud visual son los métodos más efectivos de prevención”, señala Vargas.