ESTUDIO DETERMINA QUE EDUCACIÓN TÉCNICO-PROFESIONAL ES EL MEJOR CAMINO PARA AVANZAR EN EQUIDAD

0
52

En Webinar organizado por el Consejo de Rectores de Vertebral, la académica de la Universidad Alberto Hurtado y especialista en materia de equidad de género, María Paola Sevilla, puntualizó que “se debe avanzar en inclusividad de programas, pues existen carreras donde las mujeres están subrepresentadas”

Cómo la Educación Superior Técnico Profesional (ESTP) ha contribuido a la equidad en el acceso al sistema terciario de educación fue el tema central del Webinar organizado por el Consejo de Rectores de Institutos Profesionales y Centros de Formación Técnica acreditados -Vertebral-, instancia que contó con la participación de destacados especialistas en la materia. 

En esta línea, el rector del Centro de Formación Técnica ENAC y vicepresidente del consorcio educacional técnico-profesional, Jorge Menéndez, enfatizó que el estudio “Políticas de equidad en el acceso a la Educación Superior Técnico Profesional en perspectiva comparada”, realizado por la Unidad de Estudios Vertebral & UDP, “pone de relieve que la ESTP es el camino hacia una mayor equidad. Chile ya tiene un camino recorrido y el desafío, ahora, es cómo aprovechamos esta trayectoria para seguir avanzando hacia un mayor acceso equitativo”. 

Asimismo, la autoridad académica planteó que “se requiere de una política pública que tenga una mirada más integradora y con pertinencia de actores locales para avanzar hacia un acceso a la educación superior más igualitario y justo”. 

Misma posición tuvo la académica de Universidad Alberto Hurtado, María Paola Sevilla, quien precisó que “se debe reconocer el valor de la ESTP en la inclusión de grupos que antes estaban excluidos de la educación superior, como personas con mayores niveles de vulnerabilidad, grupos étnicos o trabajadores. La ESTP ha cumplido de forma importante con este rol”, dijo. 

Asimismo, la experta puntualizó que “se debe avanzar en inclusividad de programas, pues existen carreras donde las mujeres están subrepresentadas”. En ese sentido, precisó que “en algunos sectores la representatividad de las mujeres es aún muy baja, lo que es preocupante. La subrepresentación está afectando su experiencia educativa. Por ejemplo, en 2018 en áreas STEM o tecnológicas hay sólo un 14% de mujeres tituladas, pero en la Educación Superior Técnico Profesional la titulación de mujeres alcanza el 56%”, dijo. 

En tanto, el presidente de Vertebral y rector del Instituto Profesional y Centro de Formación Técnica Santo Tomás, Juan Pablo Guzmán, ahondó en el análisis, asegurando que “no basta sólo el acceso que da la educación técnico profesional. Nuestro rol se cumple cuando se titulan estudiantes. Desde la perspectiva internacional, tenemos oportunidades de avances en este ámbito. El sistema avanza en el sentido correcto y una clara señal del importante rol de la Educación Técnica es el nuevo Sistema de Acceso. Depende de nosotros seguir progresando en este frente”.

Por su parte, José Miguel Sánchez, decano Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Pontificia Universidad Católica de Chile fue categórico en asegurar que “Chile necesita muchos más técnicos”, poniendo de relieve la importancia de este tipo de formación.

ESTUDIO

En la ocasión, el destacado académico de Universidad Diego Portales, José Joaquín Brunner, presentó los principales hallazgos del estudio “Políticas de equidad en el acceso a la Educación Superior Técnico Profesional en perspectiva comparada”, realizado por la Unidad de Estudios de Vertebral & UDP

“El sector de la Educación Superior Técnico Profesional (ESTP) ha contribuido a un mayor acceso de las mujeres a la educación superior. Sin embargo, si se examina la evidencia comparada, es posible observar que las mujeres suelen poseer una menor participación en las carreras del sector técnico profesional de nivel superior. Es imprescindible, por tanto, avanzar en la generación de información sobre hombres y mujeres desagregada por área de conocimiento para así diseñar sistemas de apoyo institucional y estudiantil pertinentes a cada ámbito y coherentes con los planes de desarrollo nacional”, destaca el informe. 

En esta línea, para avanzar en una mayor ecuanimidad de género en el sistema terciario de educación, el documento plantea “institucionalizar procesos de diseño y gestión de medidas dedicadas específicamente a objetivos y metas de equidad. Sobre este aspecto se ha avanzado bastante, por ejemplo, generando grupos de trabajo interorganizacionales dedicados a estas materias. Sin embargo, dichas unidades administrativas deben ir vinculadas por un lado a sistemas de información debidamente actualizados y, por el otro, a la adopción de medidas para favorecer la inclusión de grupos de la población con problemas de participación que sean pertinentes para los territorios específicos en que las instituciones están ubicadas”. 

Asimismo, el estudio evidencia que “el desafío principal consiste en diseñar planes de desarrollo nacional que aprovechen las capacidades ya existentes de las instituciones de la Educación Superior Técnico Profesional (ESTP) para que éstas puedan contribuir efectivamente al objetivo de ampliar el acceso a una educación terciaria pertinente y de calidad”.