POST PANDEMIA: LOS BENEFICIOS DE CONTRATAR A COLABORADORES QUE VIVAN CERCA DE LOS LUGARES DE TRABAJO

0
81
  • Distancias y tiempos menores de traslado entre casa y trabajo son prioridad en la ‘nueva realidad’ de vida con COVID-19.

El desconfinamiento paulatino y con medidas de seguridad sanitarias ha permitido mayor libertad de movimiento en espacios públicos, incluso propiciando el regreso presencial a los lugares de trabajo. Pero mientras más distancia haya que recorrer entre la casa y el trabajo, más tiempo hay de exposición a contagios en medios de transporte y vía pública. Por eso, vivir cerca del trabajo ha escalado en el nivel de prioridades de empresas y colaboradores. “Parte de la responsabilidad social de una empresa es cuidar de sus colaboradores en todo sentido, y velar por su seguridad sanitaria en el traslado -en términos de distancia y tiempo de exposición- es clave para no agregar un factor de estrés al ambiente de trabajo”, comenta Nicolás Hanckes, gerente de operaciones de hcmFront, empresa de software integral de recursos humanos.

A través de sistemas de gestión de personas, como people analytics, se puede ‘mapear’ la zona cercana a una oficina o centro de negocios, y así delimitar un perímetro de una distancia que implique determinado tiempo de traslado entre la residencia de los colaboradores y el lugar de trabajo. “Priorizar la contratación de personas que vivan dentro de un radio específico está entre las buenas prácticas de países como Suiza, por ejemplo, donde se busca precisamente propiciar una mejor calidad de vida al trabajador que repercute positivamente en su desempeño laboral”, detalla Hanckes.

Con el levantamiento de la cuarentena, el regreso al lugar de trabajo debe estar debidamente planificado. “Aquí no solo estamos hablando de dónde viven las personas, métodos de traslado y tiempos, sino que de turnos para trabajar, horarios de ingreso diferidos, etc. El levantamiento de información que hay que hacer es extenso y luego hay que utilizar herramientas para evidenciar esa data y aplicarla en la toma de decisiones”, agrega el ejecutivo. “En los casos de empresas con más de una oficina, una buena idea para comenzar a poner en práctica la política de cercanía residencial al lugar de trabajo es reubicar a los colaboradores a aquellas sucursales que se encuentren dentro de su misma comuna o dentro de un determinado radio. Eso es parte de una gestión prudente del riesgo, que en el caso de la pandemia está asociado al contagio, pero si se tratara de un desastre natural, por ejemplo, tendría que ver con infraestructuras físicas y digitales seguras y en funcionamiento”, añade.

En el caso específico de la pandemia y las cuarentenas que se decretan por comunas, es conveniente para la empresa que los colaboradores vivan dentro de la misma comuna, porque mientras no haya cuarentena en esa zona, la empresa puede continuar operando con trabajadores de manera presencial. “Esto es vital para casos donde se requiere atención a público. Tras meses de cierre de las tiendas, en cuanto la comuna sale de cuarentena lo lógico es abrir para reactivar las ventas, pero si los colaboradores viven en zonas que aún tienen barreras sanitarias para entrar o salir del perímetro, entonces lo más conveniente es contar con trabajadores que estén en la misma zona geográfica y estén bajo los mismos beneficios que el negocio. Además, hay todo un tema de trazabilidad de contagio en el transporte: métodos, tiempos, distancias. Todo eso se controla mejor bajo este parámetro”, puntualiza.