PORTABILIDAD FINANCIERA: CLAVES PARA MEJORAR EL CREDITO

0
54

Elegir muy bien, analizar las propuestas, revisar los gastos extras en los que se incurrirá, ver los beneficios tanto de extensión de años, como rebaja del dividendo, y fijarse en la vigencia de la oferta, son algunos de los aspectos importantes a considerar para que la decisión entregue resultados positivos. Pero, ¿cuáles son los pasos a seguir?

Según datos publicados por el Diario Financiero, consultando a diversas entidades, sólo en las primeras tres semanas desde el inicio de la portabilidad financiera, 32 mil personas realizaron consultas para poder cambiar su crédito de banco. De ellas, ninguna había podido aún concretar.

Un número que está por debajo de las expectativas del mercado, que esperaba una avalancha de consultas. La principal razón, según los expertos, es el poco conocimiento del proceso, que impide que las personas se arriesguen a tomar esta decisión.

Ante esto, Francisco Ackermann, Gerente Comercial y Co Founder de Capitalizarme.com entrega los 7 pasos más importantes a considerar para tomar la decisión de manera efectiva y que ayudarán a los interesados a elegir bien al comenzar este proceso.

“Vale la pena hacer las solicitudes para ver si habrá beneficios, ya que el objetivo de esta operación es bajar los costos que uno tiene, ya sea en los gastos y en lograr con este cambio, que la cuota final sea menor que la que uno está pagando actualmente. Sin embargo, se deben considerar los costos asociados, como los gastos operacionales propios de cada producto, que con la portabilidad podrían tener una reducción aproximada de un 60%”, comenta.

Los pasos para realizar este trámite son:

1 – La persona interesada en cambiarse de institución financiera debe solicitar un certificado de liquidación, el cual las instituciones entregarán de manera gratuita. Los plazos dependen de cada institución, pero por lo general se entrega dentro de las siguientes 24 a 48 horas. Este documento incluye el detalle de toda la deuda hipotecaria, como la deuda vigente que existe con la institución, el saldo insoluto (lo que queda por pagar), el total del prepago, el detalle de lo que ya está pagado. Este certificado se puede requerir directamente al proveedor financiero vigente.

2 – Con este documento en la mano, el cliente puede ir a diferentes entidades a cotizar el cambio de institución. Se puede hacer online o de manera presencial, donde cada una de estas entidades entregará una propuesta, por correo electrónico o en la misma sucursal. Se trata de un trámite rápido y el banco debe dar la propuesta dentro del mismo día. La vigencia de este documento tendrá una duración mínima de 7 días hábiles, y especifica el producto o servicio que ofrecen y los detalles de los costos, cuotas y plazos.

3 – La institución entregará por escrito la nueva oferta y solicitará documentos adicionales si así los necesita, como certificado de otra propiedad si es que cuenta con ella, documento que acredite ser propietario de un vehículo, en caso de que así sea,  u otros relacionados con el patrimonio y las deudas de la persona.

4 – Una vez aceptado el acuerdo por ambas partes, se firma el contrato del nuevo crédito hipotecario, de manera presencial. Sin embargo, hay algunas instituciones que ya están buscando digitalizar este proceso.

5 – El paso siguiente es que dicha institución realizará el pago de los productos financieros especificados en la oferta, y pedirá al proveedor inicial el cierre de estos productos. “Es decir, que tu banco nuevo, que te ofreció mejores condiciones, paga toda la deuda en la institución anterior, quedando completamente saldada y adquiriendo una nueva deuda con el segundo banco”.

 Para más información sobre este tema, asesoría de inversión y consultas sobre compras de propiedades, puedes ingresar a www.capitalizarme.com