MERCADO INMOBILIARIO: ¿CÓMO REACTIVARLO EN MEDIO DE LA PANDEMIA?

0
114

El sector inmobiliario ha sido uno de los más golpeados por la llegada del Covid-19. Ventas, compras y arriendos de viviendas cayeron en picada, aunque hoy esperan levantarse con atractivas e históricas medidas del mercado. 

Construcciones paralizadas, solicitud de arriendos más económicos y menor venta de viviendas son solo pinceladas del difícil cuadro vivido por el mercado inmobiliario en 2020. Entre abril y junio, la comercialización de inmuebles bajó 64%, mientras que la tasa de desistimientos llegó a 28%, según la CCHC.

A ello se suma el alto desempleo en el área, considerando que uno de los requisitos de su desarrollo en la presencialidad, requiriendo alta intensidad de mano de obra. ¿Qué pasa con los clientes? En medio de una pandemia mundial, la inversión inmobiliaria queda en los últimos puestos de prioridad. En palabras simples, mucha oferta, poca demanda.

¿Cómo levantar un sector tan dañado y a la vez tan necesario para la economía del país? Mónica Torres Urzúa, directora de Ingeniería Civil de la Universidad San Sebastian, apunta a un trabajo mancomunado entre los diversos actores del área. Y las primeras señales ya se han dado:

  • Las tasas de créditos hipotecarios se han mantenido en niveles históricamente bajas y con instituciones que, además, ofrecen hasta seis meses de gracia para comenzar a pagar el dividendo, lo que facilita el acceso a la compra de viviendas en este período.
  • Desde el ámbito empresarial, se necesita mayor planificación. Mayor certeza en los plazos y el menor costo en las obras genera, entre otras ventajas, coordinación entre los esfuerzos de todos los participantes y una disminución de accidentabilidad. Lo anterior aporta un menor riesgo a la inversión.
  • Mayor industrialización del sector inmobiliario: se presenta como una oportunidad de innovación, ya que logra estandarizar procesos y otorgar un mayor nivel de certeza a los procesos constructivos.
  • Desde el área de la gestión inmobiliaria es necesario fortalecer los lazos con los potenciales clientes y asegurar su inversión. Ofrecer arriendos garantizados, por un periodo determinado, cláusulas de cesantía en las promesas, pago del pie en más cuotas, etc.
  • No olvidar el mundo online. El estallido Social cambió muchos paradigmas en el sector, llevando a las inmobiliarias a abrir salas de ventas online. Hoy es relevante que este concepto continúe, utilizando tour virtuales, diaporama 360°, revisar espacios y terminaciones, entre otros. Además, recibir asesoría en inversión y financiamiento, de parte de un ejecutivo, cotizar, reservar y promesar en línea hoy es fundamental.
  • Es necesario avanzar hacia firmas electrónicas a través de huellas y códigos QR. El propósito es hacer más accesible el proceso.