BATIDOS DETOX Y BEBIDAS ISOTÓNICAS: MITOS Y REALIDADES PARA RECUPERARSE LUEGO DE LAS FIESTAS DE FIN DE AÑO

0
60

La gran cantidad de azúcar que tienen algunas bebidas no es recomendable por lo que el agua fresca con limón o hierbas aromáticas puede ser una buena opción luego el as fiestas y de cara al verano. 

El consumo de alcohol y la abundancia de alimentos pueden pasarnos la cuenta luego de las celebraciones y pese a que están ampliamente difundidos los batidos detox, Victoria Pérez, académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad Católica del Maule (UCM), explica que “no hay nada específico para eliminar las toxinas ni siquiera estos batidos que se difunden en redes sociales, básicamente lo que se debe hacer es volver a comer alimentos saludables y lo más frescos posibles, retomar la actividad física y beber agua”.

Para Victoria Pérez, no se trata de restringirnos durante las fiestas pues se trata de una ocasión especial si no de medirnos en las porciones. “Preferir verduras de acompañamiento, alimentos frescos y crudos para que no pierdan nutrientes y respecto a los hidratos de carbono como papas duquesa, papas fritas o papas mayo medir la cantidad y privilegiar la proteína sea pollo, pavo o carne con salsas caseras pues las que vienen en sobre contienen mucha cantidad de sodio”. 

No a las bebidas isotónicas

Pero luego de una noche de celebración con cerveza, vino o piscola, ¿es bueno rehidratarse con bebidas isotónicas? Para la especialista, “esas bebidas aportan sodio y potasio que son minerales que perdemos cuando nos deshidratamos, sin embargo, tienen grandes cantidades de azúcar y lo recomendable es hidratarse con líquidos que no sean azucarados para no aumentar las calorías. Solo en caso de una deshidratación grave se requiere reponer electrolitos y se usan sales de rehidratación que no están mezcladas con azúcar”.

En definitiva, se debe privilegiar el agua pura o “con rodajas de limón, gotitas de limón, menta o jengibre, pero en ningún caso jugos embotellados o bebidas. Lo importante, según la académica, es no perder de vista las señales que nos da el cuerpo respecto a la necesidad de líquido: “dolores de cabeza, boca seca, diminución de volumen de orina que también puede estar de un color más oscuro, incluso algunas personas están más irritables o sienten sed y no lo asocian con la necesidad de agua”. 

Si bien se ha estandarizado que se requieren dos litros de agua por persona, esta recomendación varía según la temperatura y las actividades desarrolladas, lo cierto es que es común olvidarse de consumirla.  “Tener una botella de agua llena cerca y a la vista nos recuerda que debemos tomar agua, otro tip que puede ser beber un vaso al levantarnos y al acostarnos, tenerla siempre presente en las comidas e, incluso, poner una alarma como recordatorio”, recomendó Victoria Pérez.