DECLARACIÓN PÚBLICA BANCADA PC POR FALLO TC ANTE LEY DE MIGRACIÓN Y EXTRANJERÍA

0
38

Como Bancada de diputadas y diputados del Partido Comunista señalamos que la resolución del Tribunal Constitucional que acogió parcialmente el requerimiento que como oposición presentamos contra la Ley de Migración y Extranjería, constituye un llamado de atención sobre lo que está pasando en nuestro país en materia migratoria.

Consideramos que uno de los aspectos más importantes es que se haya eliminado el Artículo 132 sobre retorno asistido de niños, niñas y adolescentes (NNA), ya que violaba todas las normas internacionales en materia de derechos de NNA.

El fallo también eliminó el inciso cuarto del artículo 137 que establecía la prohibición de ingreso de hasta 30 años determinada por el Subsecretario del Interior que daba cuenta de la excesiva discrecionalidad de la autoridad administrativa, como también los aspectos más nocivos del Artículo 135 sobre ejecución de medida de expulsión. De esta manera, se resguarda el debido proceso y suprime la facultad de las autoridades unipersonales de controlar todo el procedimiento, quedando en manos de la Justicia.

La resolución también suprime la dictación de medidas arbitrarias y discriminatorias o racistas por parte de la autoridad administrativa chilena y se remite al cumplimiento de normas internacionales, como reciprocidad.

En materia de derecho a sufragar, el fallo es un avance ya que se dejó sin efecto la pérdida del tiempo acumulado en caso de perder transitoriamente una condición migratoria obtenida, como también la norma que impedía a los trabajadores de temporada ejercer el derecho a sufragio, aún habiendo cumplido los requisitos.

Como bancada consideramos que el fallo del Tribunal Constitucional representa el inicio de un proceso de defensa de los derechos sociales y políticos de todas personas que llegan a nuestro país y rechazamos toda política que tiende a estigmatizar y caricaturizar a toda población migrante, la que debe ser tratada de manera inclusiva y solidaria.

Representa, asimismo, un llamado de atención a lo que el Gobierno legisla demostrando, una vez más, las reiteradas violaciones a los derechos humanos que impulsa, tanto por vía legislativa como represiva y en ello, hasta el Tribunal Constitucional tiene reparos. Es hora que el gobierno reflexione profundamente sobre lo que promueve y fomenta y corrija su rumbo.