INVERSIONES CON SENTIDO

0
23

El invertir por estos días no es tarea fácil. Con una bolsa muy volátil, en un período particularmente complejo por la crisis social y la pandemia por el Covid-19, la renta variable no parece ser muy auspiciosa, sobre todo si aún hay factores de incertidumbre que mantienen al mercado muy alerta, como la eventual llegada de una vacuna, la recuperación económica y el proceso de una nueva constitución. Asimismo, el mercado de las divisas, que ha atravesado momentos de buena racha, se ha mantenido volátil y expertos han advertido que no hay suficientes fundamentos que aseguren un buen rendimiento permanente.

Por ello, es importante visibilizar alternativas de inversión que permitan una ganancia menos volátil y provechosa, y que se ajuste a las expectativas y necesidades de cada uno. En ese marco, el crowdfunding o financiamiento colectivo se posiciona como una excelente posibilidad, que además de proveer un retorno atractivo, tiene una doble función porque también puede ayudar a impulsar a las pequeñas y medianas empresas.

En Chile, donde las pymes son el motor de la economía, ocurre una situación muy paradójica, los bancos, en general, les cierran las puertas, limitándoles el acceso a tan necesitados recursos por no cumplir con sus requisitos de riesgos. Es un hecho lamentable pero real, que se evidenció aún más en estos meses de cuarentenas y paralizaciones de actividades, donde muchas quedaron fuera del radar y no les llegó ninguna de las iniciativas que apuntaban a ayudarlas.

Además, a pesar de que hay un gran número de instituciones fintech que estaban dispuestas a ser parte de la solución, eso no fue posible porque el Fondo Crece –medida que fue anunciada hace más de siete meses para otorgarle a esta industria, a través de Corfo, alrededor de US$ 150 millones, para apoyar a 40 mil micro, pequeñas y medianas empresas- recién está avanzando. Hace unas semanas, el Ministerio de Economía publicó su normativa y las bases de licitación están en proceso y manos de la Contraloría. Buena noticia, pero tarde, pues el respaldo económico para los emprendedores se requería en el peak de la crisis sanitaria y probablemente muchas quebraron en el intento.

Así, invertir en crowdfunding y otorgar de liquidez a una industria que puede levantar a las pequeñas y medianas empresas puede representar una buena decisión. Además, tiene un amplio abanico de opciones, por ejemplo, está el factoring, que es a corto plazo, solamente de 30 a 90 días, por lo cual el inversionista mantiene la liquidez y obtiene rentabilidad fija. En ésta, a través del modelo del financiamiento colectivo, se compran facturas, o parte de ellas, emitidas por una pyme, donde es muy importante fijarse en quién es el pagador de la factura, ya que finalmente será dicha empresa la que pagará la cuenta por cobrar y no la pequeña o mediana empresa que emitió el documento.

El leasing es otro de los instrumentos presentes en este tipo de inversión, donde el inversionista compra una propiedad y obtiene un arriendo por ese inmueble, que corresponde a su rentabilidad. Es una inversión un poco más larga, generalmente entre uno y dos años, siendo muy segura porque siempre hay una propiedad que queda a nombre del inversionista, por lo tanto, el riesgo de perder el capital invertido es prácticamente cero. No obstante, hay menor liquidez.

También están los créditos con garantía inmobiliaria o con aval de una SGR (Sociedad de Garantía Recíproca), que están avalados por un certificado de fianza y en caso de que la pyme no pague la deuda, los fondos de la SGR van a cubrir la inversión, con fondos de Corfo.

En el país, tanto como en el mundo, estamos atravesando un escenario bastante incierto y difícil, pero la innovación y el emprendimiento no se detiene. Así lo confirma el crecimiento de 11,5% en la creación de empresas (a través del sistema electrónico) al noveno mes del año en relación al mismo periodo de 2019. Por lo tanto, es relevante y necesario poder asistir y respaldar a las pymes, otorgando financiamiento a las que no logran obtenerlo con las instituciones bancarias. En esa línea, el optar por alternativas como el crowdfunding es invertir con sentido.

Gustavo Ananía, gerente general de RedCapital.cl