NUEVAS TECNOLOGÍAS PARA LA FABRICACIÓN DE VEHÍCULOS ELÉCTRICOS

0
62

Avalada por su trayectoria en aplicaciones para la industria automotriz, Henkel está desarrollando innovaciones para la eficiencia de sistemas de propulsión eléctrica a gran escala, seguros y confiables.

 

Durante la pandemia, la electromovilidad continuó su avance, gracias a los esfuerzos de países que están promoviendo un transporte más limpio que les permita alcanzar la neutralidad de carbono en 2050. Por ejemplo, Reino Unido prohibirá la venta de nuevos automóviles con motores diésel y gasolina a partir de 2030, mientras Japón y el estado de California en EE. UU. harían lo mismo en 2035. En Chile, en tanto, las autoridades esperan que el 100% del transporte público sea eléctrico en los próximos 20 años, favoreciendo el futuro auge de este sector. 

No obstante, para impulsar este desarrollo en las siguientes décadas, la industria automotriz se enfrenta a grandes retos en la fabricación de vehículos con tecnología avanzada de baterías y electrónica. En este escenario, Henkel, empresa líder en adhesivos, selladores y tratamientos de superficies, desempeña un rol clave al brindar soluciones a la medida en toda la cadena de fabricación de los componentes.

En específico, y dado que los principales fabricantes de equipos originales y los nuevos actores de este rubro están lanzando más vehículos híbridos y eléctricos, la compañía cuenta con selladores líquidos, materiales de interfaz térmica, adhesivos y resinas de impregnación para baterías de nueva generación. Además, está potenciando otras nuevas soluciones hacia la tendencia de módulos e-drive, que combinan motor eléctrico, electrónica de potencia y caja de cambios en un control de eje integrado. 

Para la multinacional alemana, “la tendencia de vehículos eléctricos está cobrando impulso, ayudando también a los fabricantes de automóviles a reducir el consumo de combustible y las emisiones de CO2, en línea con la estricta regulación que ya existe en varios países”. Bajo este panorama y con sus soluciones innovadoras en adhesión, Henkel se propone ser un socio estratégico para los clientes que están a la vanguardia de la movilidad electrónica.

Un ejemplo de la relevancia que ha tomado este tema es la normativa CAFE (Corporate Average Fuel Emissions) en Europa, que obliga a los fabricantes a reducir sus emisiones para no enfrentar multas. El objetivo es que la media de los automóviles vendidos no supere los 95 gramos de CO2 por km recorrido.

En el caso de Chile, y según datos del Ministerio del Medio Ambiente, el transporte terrestre es responsable del 21% de las emisiones de gases de efecto invernadero del país. Frente a ello, las autoridades han buscado reducir esta contaminación promoviendo la electromovilidad con la ambiciosa meta de lograr que el 100% del transporte público sea eléctrico al 2040: a la fecha, se ha avanzado enormemente en este sentido y ya son 776 buses eléctricos los que se encuentran circulando en Santiago