ENFERMERÍA UCM: PIONERA EN FORMAR PROFESIONALES EN INTERCULTURALIDAD

0
24

Los estudiantes de la Escuela de Enfermería de la Universidad Católica del Maule se forman en Comunicación e Interculturalidad, asignatura que los prepara para atender con pertinencia cultural a la población migrante. Desde 2013 la carrera decidió incorporar estos conceptos en su malla curricular. 

Chile cambió y así lo demuestran las cifras demográficas del Instituto Nacional de Estadísticas (INE). Un millón 492 mil 522 personas migrantes viven en territorio nacional, un 7,8 por ciento del total de la población. 

La Región del Maule no es ajena a esa tendencia migratoria y las comunidades venezolana y haitiana son las que tiene mayor presencia. De ahí que los expertos consideren urgente preparar a los profesionales de la salud para brindar una atención pertinente a quienes provienen de otras culturas.

La Escuela de Enfermería de la Universidad Católica del Maule (UCM) se adelantó a ello y decidió dar el salto en 2013 cuando los residentes extranjeros representaba el 2,4 por ciento. En ese momento, por primera vez, la carrera incorporó conceptos de interculturalidad en su malla curricular.  

Actualmente y luego de nuevo rediseño curricular que comenzó en 2019, cuando los migrantes son el 6,6 por ciento de la población del país, los futuros profesionales que se forman en la UCM tienen el módulo Comunicación e Interculturalidad en Enfermería, asignatura de primer año que los prepara para el acercamiento profesional que inician en el tercer semestre de estudios. 

Verónica Guerra, directora de la Escuela de Enfermería UCM explicó que “esperamos que los estudiantes vayan instalando el concepto de la migración, del cuidado de enfermería que se debe entregar a la población migrante que tiene otras necesidades diferentes a las que estamos habituados. Confiamos en que esta instalación en el primer año vaya ascendiendo en el segundo y tercero, sobre todo en las actividades curriculares que están vinculadas con la comunidad en la atención primaria porque en los Cesfam es donde predomina la asistencia a la población migrante”. 

ATENCIÓN CON PERTINENCIA CULTURAL

Para Carmen Gloria Cofré, académica de la Escuela y quien se ha dedicado a investigar la interculturalidad y cómo incorporarla en la educación; “la forma de lograr una buena adherencia al tratamiento o al plan de cuidado es que el profesional otorgue una atención con pertinencia cultural, que no obvie la cultura del otro, que tenga en cuenta cuál es su construcción de salud-enfermedad”.

Cofré quien expuso en el Seminario de Investigación en Educación en Enfermería UCM que abordó la responsabilidad curricular en relación al fenómeno migratorio; explicó que “actuar con pertenencia cultural”, es fundamental puesto que es un error “otorgar cuidado de manera unilateral sin considerar el pensamiento y las vivencias en relación a la salud y la enfermedad el paciente. 

La experta aseguró que los casos como el de Joane Florvil, “han dejado en evidencia una triada discriminatoria: idioma, pobreza y racismo” y que aún hoy existen críticas por parte del personal de salud hacia los migrantes, especialmente a las mujeres en el momento del parto. “¿Por qué te embarazaste?, ¿Por qué te vienes aquí (a Chile)?” son algunas de las frases que, según Carmen Gloria Cofré, son pronunciadas por algunos profesionales de la salud. 

Una problemática que se espera cambiar a través de la formación de profesional. Margarita Poblete, directora del Centro de Investigación del Cuidado UCM y quien tiene estrecha relación con la unidad de calidad de Hospital Regional de Talca, indicó que esta adecuación de las mallas tiene un alto impacto en la calidad de los procedimientos. 

“Esperamos que mejore la acogida de las personas de diferentes nacionales que hoy día se ven postergados en la salud. Las diferencias culturales no están mal, eso es lo que el estudiante y el futuro profesional tiene que entender que se debe trabajar con otra cultura y educar a través de ella. Los profesionales tienen la necesidad de conocer cómo manejar procesos y de saber que la salud se puede mediar y que no puede ser una imposición desde nuestra propia visión”, puntualizó.