INICIA CONSULTA CIUDADANA SOBRE USO DE INTERNET EN LOS HOGARES DURANTE LA PANDEMIA

0
46

El “Barómetro de la Brecha Digital Ciudadana” busca medir las dificultades y barreras que han experimentado las personas a la hora de teletrabajar, educarse a distancia, realizar trámites virtuales, y acceder a prestaciones de salud y comercio electrónico.

Esta encuesta, que está disponible en el sitio www.con@cción.cl, será clave para construir un índice de vulnerabilidad digital por comunas y conocer el valor que tiene para las familias tener acceso a una buena conexión de Internet, además de contar con habilidades para no quedar excluidas digitalmente en el campo laboral, educacional, económico y social.

 

SANTIAGO, 19 DE FEBRERO DE 2021.-

Hasta el 15 de abril del presente año estará disponible en Internet la consulta ciudadana sobre el uso de Internet en los hogares, la cual pretende conocer la experiencia de las familias a la hora de enfrentarse a las nuevas exigencias del teletrabajo, las clases en línea, los trámites virtuales, el acceso a la salud digital y el comercio electrónico, actividades que crecieron exponencialmente con la pandemia y se han vuelto necesidades cotidianas para muchas personas.

El “Barómetro de la Brecha Digital Ciudadana”, iniciativa creada por el Observatorio Iberoamericano de Comunicaciones Digitales (OCD) junto con la Subsecretaría de Telecomunicaciones (SUBTEL), la Universidad Adolfo Ibáñez, la Universidad de Santiago, Entel y Google medirá, a través de la percepción de las personas, cómo han vivido este proceso de transformación digital y analizar en qué medida les ha sido más o menos difícil enfrentar este cambio tecnológico. 

“Hace dos meses presentamos una primera radiografía de la brecha digital a nivel comunal y observamos zonas donde el acceso a fibra óptica se duplica y triplica, pero tenemos aún 23 comunas en estado crítico de conectividad y estamos avanzando para integrarlas. Con esta consulta ciudadana buscamos recoger además la percepción de las personas sobre la brecha digital, pues no se trata solo de tecnología, sino que también, de cómo los hogares se integran y viven el mundo digital”, señaló la Subsecretaria de Telecomunicaciones, Pamela Gidi.

Por su parte, el director de Vinculación de OCD, Pablo Cereceda, dijo que “la pandemia aceleró la transformación digital y es algo que todos hemos vivido. Cosas que pensamos se iban a masificar en muchos años más, empezaron a ocurrir de golpe; el teletrabajo, educarse a distancia, hacer trámites virtuales, comprar en línea o acceder a prestaciones de salud por Internet. A todo nivel, las personas tuvieron que digitalizarse, muchas veces a la fuerza y no siempre estaban preparadas. Es esta realidad la que buscamos visibilizar para identificar las principales barreras que enfrentan los hogares al usar Internet en esta nueva era”.

Cereceda agregó que “esta encuesta trata de conocer la experiencia real de los hogares. Cada persona puede tener realidades y dificultades distintas. Para algunas personas puede ser: soy mamá, tengo hijos chicos y es súper difícil trabajar con ellos sentados en mis piernas. Para otro el problema puede ser que no tiene computador y tiene que estudiar desde el teléfono o vive en un sector donde la señal de Internet es muy mala. Así, puede haber distintas variables, incluso etarias; soy tercera edad y no me manejo o no entiendo las tecnologías, pueden haber un montón de razones y nos interesa conocer la auto percepción de los usuarios”.

Esta encuesta anónima y abierta, que está disponible en www.con@cción.cl y en los sitios web de diferentes entidades asociadas a la iniciativa, será clave para construir un índice de vulnerabilidad digital por comunas y conocer el valor que tiene para las familias tener acceso a una buena conexión de Internet y también contar con habilidades para no quedar excluidas digitalmente en el campo laboral, educacional, económico y social.

“Hoy más que nunca la conectividad es una herramienta para el desarrollo de las personas, para que tengan mayor acceso, mejores oportunidades laborales, educación, emprender e incluso llevar a cabo las acciones más rutinarias, como hacer trámites y relacionarse con amigos y familiares, por lo que consideramos fundamental la realización de este barómetro y tener conocimiento de la realidad de la brecha digital en nuestro país”, sostuvo el director de Asuntos Públicos de Entel, Claudio Anabalón.

A su vez, el académico de la Facultad de Ingeniería y Ciencias de la Universidad Adolfo Ibáñez, Arturo Alba, afirmó que “resolver los problemas complejos que enfrenta nuestra sociedad, en particular, la inclusión y calidad de vida de las personas, es uno de los focos de acción de la Universidad Adolfo Ibáñez, para lograr construir un mundo sostenible a través del desarrollo y transferencia de conocimientos científicos que impacte y contribuya a la Sociedad. Trabajaremos en este proyecto, con un equipo de la Facultad de Ingeniería y Ciencias, usando analística avanzada para modelar los aspectos centrales que afectan a la Inclusión digital de los ciudadanos para lograr su adecuada inserción en la sociedad de la información y el conocimiento. Esta inclusión digital se transforma en un habilitador esencial, como hemos podido experimentar durante esta pandemia, para lograr que las tecnologías permitan a las personas un acceso amplio y de calidad a una mejor educación salud, trabajo y servicios. Esperamos además que este proyecto nos permita identificar decisiones y acciones clave en los ámbitos público y privado, enriqueciendo la Inteligencia Territorial, para reducir las brechas de acceso y uso actuales”.

Se espera que los resultados de dicho barómetro, que podrían estar listos en el mes de mayo de este año, ayuden a orientar las políticas públicas y los esfuerzos privados en materia de conectividad digital. Por ejemplo, si se llega a la conclusión de que hay una importante dificultad por carencia de recursos económicos para una buena conexión a Internet, se podría tomar ese dato objetivo y debatir si en Chile debería haber un subsidio para la demanda de Internet, así como hay para la luz eléctrica o el agua potable.

Para los impulsores del estudio, es oportuno entender que está pasando con la vulnerabilidad digital, pero desde las personas, que ellos puedan evaluar su día a día, identificar cuáles son sus principales problemas y abordarlos como un tema país.