SOLO 8 SEGUNDOS DE USO DE AUDÍFONOS A MÁXIMO VOLUMEN PUEDEN DAÑAR SEVERAMENTE LA AUDICIÓN

0
35

Un nivel sonoro de 120 dB -que corresponde al máximo volumen de muchos reproductores de audio-, equivale el ruido que hace un avión al despegar.

¿Cuántas veces nos ha pasado que nos ponemos al lado de alguien que está usando audífonos y podemos escuchar su música como si fuera un reproductor externo? Y -generalmente- estas personas están ¡gran parte del día con los audífonos!

Esta tendencia, especialmente entre quienes utilizan los audífonos estilo tapón, genera problemas en la audición a largo plazo, pues está comprobado que la música a altos volúmenes cerca del tímpano es peligrosa. 

Los problemas de audición afectan a las personas que están expuestas a ruidos por encima de los 80–85 decibeles (dB). Cifras que debemos tener presente si consideramos que un smartphone o reproductor de música solamente al 70% de su máximo volumen genera 85 decibeles, aproximadamente.

“Si se sube el volumen a 88 dB, los oídos solo pueden resistir este nivel durante unas cuatro horas. Al nivel máximo de volumen, muchos reproductores de audio pueden alcanzar los 120 dB, lo que significa que los oídos pueden dañarse después de tan solo ocho segundos. Un nivel sonoro de 120 dB equivale el ruido que hace un avión a reacción al despegar”, explica Belén Reyes, fonoaudióloga y retail trainer GAES Chile. 

La especialista de GAES recomienda los siguientes cuidados para no afectar la audición al momento de utilizar audífonos para escuchar música:

  • Privilegiar el uso de audífonos externos, y en menor medida los de estilo de tapón.
  • Al momento de escuchar música, usar un videojuego o ver una película realizarlo en un nivel no superior al 60% del volumen máximo del equipo. Considerar, por ejemplo, que no hay que dejar de escuchar los sonidos que están en el entorno.
  • Los audífonos se deben utilizar por períodos limitados de tiempo. Idealmente un máximo de 1 hora, y luego descansar del ruido. 

“Debemos estar conscientes que el alto volumen y constante uso de audífonos, además de afectar nuestra audición, nos aísla del exterior perdiéndonos lo que está sucediendo alrededor e, incluso, nos podría provocar un accidente al no estar atentos al entorno”, enfatiza la fonoaudióloga y retail trainer de GAES Chile.