¿VALE LA PENA RENUNCIAR AL TRABAJO EN PANDEMIA? EXPERTO DE HUMANNET ENTREGA ALGUNOS TIPS

0
24

En general, y bajo condiciones de normalidad, son varias las motivaciones que pueden llevar a una persona a renunciar a su empleo. Una de ellas se relaciona, por ejemplo, con la oportunidad de percibir una mayor remuneración a la actual.

Así lo señala Andrés Cardemil, director de HumanNet, empresa especializada en servicios de RR.HH. y capacitación, quien menciona como otras causas el hecho de buscar mejores condiciones para desarrollarse y hacer carrera profesional o un mal ambiente laboral, lo que puede empujar a un individuo a buscar trabajo en otra organización.

Sin embargo, aclara que en situación de pandemia pueden incidir otros factores en la decisión de encontrar un nuevo empleo. Una de ellas es conseguir un puesto que no implique tomar contacto directo con muchas personas o que permita teletrabajar, para así disminuir el riesgo de contagiarse con coronavirus.

“Asimismo, y ligado a lo anterior, cuando a raíz de los cambios que está experimentando en todo ámbito el mercado laboral, se le ofrezca al trabajador una nueva oportunidad en alguna entidad que esté tecnológicamente más avanzada que su actual empleo, y que además sus políticas abracen el trabajo a distancia centrándose más en la obtención de resultados”, explica el experto.

También agrega, como otra razón, la posibilidad de trabajar en una organización que se ubique más cerca del lugar donde vive el trabajador, con el fin de evitar los largos trayectos en transporte público, que aumentan las probabilidades de contraer dicha enfermedad.

¿QUÉ COSAS EVALUAR?

En términos macros, Andrés Cardemil manifiesta que antes de renunciar al actual trabajo hay que sopesar la incertidumbre que genera la pandemia en la economía del país, lo que puede frenar la inversión y, con ello, afectar negativamente el empleo.

En términos más específicos, indica que la persona debe tener en cuenta su antigüedad en la empresa, los beneficios a los que accede (flexibilidad de horario, capacitación, días libres, guardería, etc.) y no sólo fijarse en una mejora económica inmediata que, si bien es importante, es una parte del todo. Por tanto, debe sacar bien las cuentas, analizar bien los pros y contras.

“En el fondo, nuestra recomendación es cuidar el actual trabajo y sólo renunciar a éste cuando se haya encontrado otro que ofrezca mejores condiciones laborales y/o mayores proyecciones profesionales. A su vez, cuando la situación de la economía se vea más estable o al menos más predecible. Lo peor que una persona puede hacer en estos momentos es dejar lo que tiene y empezar a buscar de cero un nuevo trabajo, pues dada la crisis sanitaria muchas empresas han detenido las contrataciones o las han postergado”, afirma el ejecutivo de HumanNet.

ALGUNOS TIPS

  1. Piense y analice muy bien la decisión.
  2. Si está determinado a iniciar la búsqueda, hágala sin renunciar al actual empleo, sino sólo cuando tenga algo más o menos seguro.
  3. Desarrolle un plan de búsqueda para el nuevo empleo estableciendo mercados y puestos a los que quiere apuntar.
  4. Elaborar una base de datos con las potenciales empresas a las que le interesa postular.
  5. Usar las redes de contacto para enterarse de oportunidades laborales.
  6. Actualice su CV y adáptelo a cada trabajo al que postula.
  7. Aprenda a ocupar herramientas tecnológicas como Zoom o Teams, y todas las de ofimática, con el objeto de poder participar en entrevistas laborales remotas a las que sea convocado.
  8. Prepare un video CV, pues es una herramienta cada vez más requerida por las empresas y permite una visualización más expedita y certera del perfil laboral/profesional que cada uno tiene.