AQUALINE: EL CONCEPTO DE GESTIÓN SOSTENIBLE DE AGUA DE VOITH PARA LA FABRICACIÓN DE PAPEL

0
27

El concepto AquaLine aplicado a la producción de papel de embalaje proporciona reducciones en el consumo de agua fresca de 5,5 a 7 litros por kilo de papel fabricado

La solución AquaLine Flex ofrece una reducción aún mayor de este valor, a menos de 5,5 litros por kilo de papel producido, al combinar una planta de tratamiento biológico con sistemas de filtración adicionales

Gracias al cierre completo de los circuitos de agua, la solución AquaLine Zero no solo reduce el consumo de agua fresca a 1,5 litros por kilo de papel producido, sino que también permite poner a cero el volumen de los efluentes generados

HEIDENHEIM, Alemania. La reducción sostenible del consumo de agua fresca es uno de los principales desafíos en el desarrollo y la operación de plantas industriales. Con las soluciones de gestión de agua AquaLine Flex y AquaLine Zero, Voith presenta dos conceptos que no solo minimizan el consumo de agua fresca, sino que permiten incluso cerrar los circuitos de agua (sistema AquaLine Zero) de las máquinas de papel.

Desarrollado en colaboración con el cliente Progroup AG, Voith suministró y puso en marcha con éxito el primer sistema en utilizar este concepto en la fábrica de Sandersdorf-Brehna de la papelera alemana.

Con esta solución, el cliente ahora consume solo 1,5 litros de agua fresca por cada kilo de papel producido. Además, las emisiones de CO2 de la planta también se redujeron en aproximadamente un 10%. Eckhard Gutsmuths, gerente de producto del concepto Low Effluent Mill (o fábrica de efluentes reducidos) de Voith

En esta unidad, que produce 750.000 toneladas de testliner y médium ondulado al año, Progroup AG ha logrado su objetivo de reducir el consumo de recursos al máximo sin afectar la calidad de la producción. La planta de tratamiento del agua en circuito cerrado ahorra aproximadamente 8.500 litros de agua fresca por día.

AquaLine y AquaLine Flex

Voith desarrolló el concepto AquaLine para equipar a las fábricas de papel con sistemas sostenibles de gestión de agua. La base de este concepto es una planta de tratamiento de agua con tecnologías de tratamiento de última generación que llevan a cabo el tratamiento biológico (aeróbico y anaeróbico) de las aguas de proceso de la fábrica de papel. Esta tecnología permite reducir el consumo de agua fresca a 5,5 a 7 litros por cada kilo de papel embalaje producido. La planta de tratamiento biológico vierte (como efluentes) entre 4 y 5,5 litros de agua de proceso purificada por kilo de papel producido.

Con el concepto AquaLine Flex, el siguiente nivel de los sistemas de gestión del agua, Voith mejora aún más estos resultados.  La integración de una serie de sistemas de filtración adicionales permite que el agua de proceso se devuelva al circuito de la máquina de papel, lo que también contribuye a reducir el consumo de agua fresca de las fábricas. Al combinar una planta de tratamiento biológico con sistemas de filtración, el sistema AquaLine Flex de Voith permite limitar el consumo de agua fresca y el volumen de efluentes, respectivamente, a menos de 5,5 y 4 litros por cada kilo de papel producido.

Circuitos de agua cerrados con AquaLine Zero

En los circuitos de agua cerrados del concepto AquaLine Zero, la planta de tratamiento biológico utiliza un solo proceso anaeróbico, el llamado “riñón biológico”. Con esto, toda el agua purificada en la estación depuradora de aguas residuales se devuelve al proceso de preparación de pasta, lo que reduce el volumen de efluentes a cero.

Además, los sistemas de filtración instalados en el sistema de agua de proceso de la máquina permiten reutilizar esta agua en el proceso, lo que también disminuye significativamente el consumo de agua fresca de la planta. Finalmente, este proceso exclusivamente anaeróbico produce un gran volumen de biogás, que puede utilizarse como energía primaria. Las ventajas de esto son tanto los costos de energía más bajos como las menores emisiones de CO2.

Además de toda la ingeniería e inversiones necesarias para operar una fábrica de papel con un circuito de agua cerrado, esta solución también requiere una mayor experiencia y conocimiento de los procesos por parte de los operadores.

Nuestro objetivo es minimizar la DQO en el proceso de fabricación de papel

El principal objetivo del tratamiento del agua de proceso en una planta de tratamiento biológico es reducir la demanda química de oxígeno (DQO), un parámetro indicativo de la cantidad de materia orgánica oxidable en un líquido. La DQO del agua de proceso proviene de las fibras, el almidón y los aditivos presentes en el proceso de fabricación de papel. Las etapas aeróbica y anaeróbica reducen la DQO del agua de proceso, produciendo un agua tratada biológicamente que se puede devolver al circuito de producción y, de esta manera, preservar recursos.

Las soluciones AquaLine y AquaLine Flex reducen los costos operativos y aumentan la sostenibilidad de las fábricas de papel de manera significativa. Además, estas soluciones contribuyen a cumplir con los requisitos ambientales cada vez más estrictos de los proyectos de expansión de capacidad, por ejemplo. La solución AquaLine Zero garantiza el mejor resultado posible para el diseño de nuevos sistemas. Con estos conceptos, Voith da un paso más hacia una mayor sostenibilidad y descarbonización de la fabricación de papel.