DIPUTADO SANTANA SOLICITÓ INFORMES POR RECURSOS MILLONARIOS RECIBIDOS POR EL DAEM DE PUERTO MONTT PARA PROGRAMAS DE EDUCACIÓN QUE NO HAN SIDO ACREDITADOS

0
48

El parlamentario pidió a través de oficio, aclarar el destino de los casi 3 mil 400 millones de pesos provenientes del Programa de Subvención Escolar Preferencial -SEP- y del Programa de Integración Escolar -PIE- que no han sido debidamente acreditados, según consta en los documentos oficiales de la Superintendencia

Como un hecho escandaloso, calificó el diputado Alejandro Santana, que la Dirección de Administración Municipal de Puerto Montt no haya podido acreditar la inversión de casi 3 mil 400 millones de pesos desde el ministerio de Educación, destinados a estudiantes vulnerables de la comuna. 

Esto, porque según consta en los datos proporcionados por la Superintendencia de Educación, la información declarada por el sostenedor, en este caso, el DAEM, no coincide con el monto informado en el certificado bancario que acredita los montos entregados como aporte estatal; objeciones que se vienen repitiendo desde 2013 sin que ello haya sido subsanado.

 “Este es un hecho escandaloso, que reviste la mayor gravedad y que debe ser aclarado cuanto antes. Acá no se está hablando de especulaciones, de acusaciones al voleo ni se está solicitando investigar irregularidades eventuales. Se trata de datos proporcionados por la Superintendencia de Educación y que señalan claramente que existe un déficit de más de 3 mil 300 millones de pesos en el DAEM de Puerto Montt, de dineros que ingresaron al municipio, pero cuya ejecución no fue acreditada; es decir, nadie sabe en qué se gastaron”. 

El legislador, además agregó que “lo más grave de esto es que se trata de recursos entregados por el Ministerio de Educación con el objeto de beneficiar a los estudiantes más vulnerables de la comuna y a aquellos que necesitan mayor dedicación, mayores herramientas de atención personalizada y acompañamientos especiales en sus procesos de adaptación y de aprendizaje. Y lamentablemente los recursos que el Estado destinó para esas niñas, para esos niños, para esos jóvenes y para todas esas familias que pudieron hacer la diferencia en el desarrollo personal, en el desarrollo futuro de sus hijos, no sabemos dónde fueron a parar”.