IMPORTANTES CLÍNICAS DE LA ARGENTINA COLABORAN CON EMPRESA CHILENA PARA LA DETECCIÓN DEL COVID-19 POR MEDIO DE LA VOZ

0
74

A través de este proyecto será posible avanzar en la detección del coronavirus, por medio de una investigación que se está desarrollando en Chile, que prevé el procesamiento de datos de pacientes de diferentes países. La tecnología promete realizar pruebas en poblaciones completas a un bajo costo, para determinar en qué grupos se observa un alza en los contagios.

Buenos Aires, abril 2021.- Un acuerdo de colaboración para la detección del Covid-19 mediante la voz, es la iniciativa firmada recientemente por la empresa chilena, Merlín Research, e importantes clínicas de Buenos Aires. A través de este proyecto será posible avanzar en la detección del coronavirus, por medio de una investigación que se está desarrollando en Chile, que prevé el procesamiento de datos de pacientes de diferentes países, gracias a un enorme esfuerzo internacional.

Mauro Arancibia, CEO de Merlín Research, compañía que ha estado trabajando en el desarrollo de sistemas que integran la Inteligencia Artificial (IA), explica que esta tecnología “opera a través de una serie de algoritmos que analizan los espectrogramas de la onda de voz del paciente, mediante un llamado telefónico, a quien se le realiza unas breves preguntas y ejercicios”.

Posteriormente, indica Arancibia, “el sistema permite detectar lo que se llama técnicamente micro huellas y determinar si los patrones de estas micro huellas son propios de un paciente con el virus, y diferenciarlo de otro que no tiene Covid. Incluso permite diferenciarlo de pacientes que tienen síntomas parecidos como los que puede provocar una alergia o un resfrío común”, precisa. 

Dicho sistema combina módulos de diversas fuentes, incluyendo algunos de los mejores investigadores en IA y perfilamiento Biométrico a nivel mundial, con otros módulos desarrollados 100% en Chile por la compañía Merlín Research y su área de analítica avanzada DNA. 

“Si en esta investigación logramos confirmar los resultados iniciales que tenemos hasta ahora, podríamos aplicar test de forma continua o permanente de tipo preliminar (SCREENING), que permitan identificar las probabilidades de presencia de Covid, tanto en individuos, como en poblaciones completas. Esto cambiaría la magnitud y la velocidad con las cuales se podría detectar tempranamente en qué grupos y localidades está aumentando la frecuencia de personas contagiadas”, plantea Arancibia. 

Asimismo, el ejecutivo afirma que “esto además de bajar los costos generales de los procesos de detección, aumentaría sensiblemente la precisión poblacional del uso de los test de PCR, de Antígenos u otros”.

A la fecha, se han realizado pruebas en más de 1.900 pacientes en Chile, gracias al trabajo en conjunto con la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS), con resultados muy prometedores (más del 90% de detección). Sin embargo, se requieren más pruebas para que estos datos puedan ser generalizados a la población.   

Es por eso que en Argentina las Clínicas Bazterrica, Santa Isabel y Clínica del Sol de Buenos Aires, son instituciones que han estado comprometidas con los esfuerzos orientados a la detección temprana, control, tratamiento y prevención de esta pandemia. 

“Junto a los estándares éticos y a lo que se conoce como consentimiento informado de los pacientes, las clínicas mencionadas comparten ciertos datos, no sensibles,  de pacientes con los investigadores de Merlín y los otros actores del contexto científico, para que estos pacientes voluntáriamente hagan las pruebas de voz que permiten a los sistemas de Inteligencia Artificial hacer las clasificaciones de contagiados y no contagiados, que harán posible un uso seguro y confiable de este sistema de detección”, sostiene Mauro Arancibia.

Por su parte- desde Buenos Aires- Gabriel Mulero, ejecutivo de la consultora 360 SALUD quien coordinó el proceso de cooperación entre las instituciones a nivel binacional, comenta que “los virus no tienen nacionalidad y es inaudito que los grupos profesionales y científicos de nuestros países no colaboren más activamente. Tanto las áreas de prevención, detección temprana, así como las de tratamiento, se verán beneficiadas si los descubrimientos y la información contra esta pandemia fluye a la máxima velocidad posible”.