¿QUÉ PASA CON EL CANAL DE SUEZ?

0
65

Tras casi una semana de esfuerzos e incertidumbre, este lunes el monumental carguero Ever Given fue finalmente reflotado y desencallado en el Canal de Suez. El Ever Given mide 400 metros de largo y pesa 200 mil toneladas; con una capacidad máxima de 20 mil contenedores, es uno de los cargueros más grandes del mundo.

Hasta el domingo, había 369 barcos atrapados esperando pasar por este canal navegable de 193 kilómetros. El canal, inaugurado en 1869 es una de las principales arterias económicas del mundo, pues por ella pasa más del 12% del comercio mundial. 

La situación ha causado una fuerte preocupación y frustración en la industria naviera a nivel mundial, pero ¿cómo nos afecta en Chile? 

Es probable que veamos una congestión en los puertos europeos dentro de unas semanas. Los atrasos en recepción de cargas (por el bloqueo, naturalmente) significarán que el retorno de las mismas naves a sus puertos de origen en Asia sea más lento.  Esto, a su vez, genera presión para nuevas cargas que deben salir de China, la baja tasa de regreso de contenedores y el constante aumento por la demanda de ellos genera una ecuación conocida y que probablemente revivirá el fantasma de la falta de contenedores. 

A nivel macro, los atrasos en la recepción de materias primas provenientes de Europa a China retardarán las producciones de nuevos bienes. En términos concretos, las navieras están anunciando ajustes de capacidad para mayo, reduciendo su oferta (lo que llevará a una escalada nuevamente de tarifas) de manera de enfrentar el periodo de aumento de carga (Julio – Diciembre) con mejores expectativas de stock de contenedores y evitar el colapso del año pasado. 

Si juntamos estas dos situaciones es fácil suponer una inminente alza en la tarifa global, que afectará también el tráfico a nuestra costa.  La recomendación para nuestros clientes y todos los importadores, es sacar la carga lo antes posible de los puertos de Asia.

Esta industria es muy frágil, responde de manera abrupta a temas exógenos como nos hemos dado cuenta en el último año. Lo único que podemos controlar es nuestra capacidad de reacción frente a la contingencia y compañías como KLog.co, que basan su gestión en la tecnología, naturalmente tienen una capacidad de reacción mayor y más rápida y, por lo tanto, son más eficientes en mantener informados a sus clientes. Tenemos la capacidad de entregar información a nuestros usuarios sobre sus cargas en tiempo real, recibir alertas en caso de demoras no pronosticadas y/o tener datos que les permitan adelantar esfuerzos y mejorar la toma de decisiones frente a mercados cada vez más ansiosos de consumir.

Roberto Katz, director ejecutivo Klog.co