FUNDACIÓN CONCIENCIA VIAL LIDERA INÉDITO PROYECTO DE SEGURIDAD VIAL PARA REDUCIR MUERTES POR VELOCIDAD

0
151

En el marco de la 6ta versión de la Semana Global de Naciones Unidas para la Seguridad Vial, la ONG junto a la Municipalidad de Ñuñoa implementarán la Primera Zona de Tráfico Calmado de la comuna, a fin de evaluar  el impacto de la reducción de la velocidad urbana a 30 km/h.

Santiago, 18 de mayo de 2021- Desde el 17 al 23 de mayo se celebra la Semana Global de Naciones Unidas para la Seguridad Vial, y en su sexta edición la campaña es #Love30, que aboga por Calles Para la Vida, mediante el establecimiento del límite de velocidad de 30 km/h en ciudades de todo el mundo, para aquellas zonas donde hay gran convivencia de personas caminando, usando bicicleta y otros ciclos y vehículos motorizados, a fin de lograr calles seguras, saludables, ecológicas y adecuadas para convivir.

Es en este sentido que la Fundación Conciencia Vial junto a la Municipalidad de Ñuñoa, CONASET y el Ministerio de Transportes, implementarán en la comuna la Primera Zona de Tráfico Calmado (Zona 30). Por medio de ella se intervendrá con obras el barrio Pucará en el perímetro Echeñique-García Moreno-Hernando de Aguirre-Ortúzar, con el fin de impedir que los conductores de vehículos motorizados puedan exceder la velocidad por sobre los 30 km/h.

Este proyecto evaluará las velocidades de operación y las percepciones de los vecinos, pre y post implementación de las medidas, para tener la información concreta sobre el efecto real en las calles y en el día a día de las personas. 

“El proyecto de la zona de 30 km/h ha sido bien recibido por los vecinos de la zona. Han expresado un gran interés en que se resuelva el problema de las altas velocidades. Según las encuestas recopiladas hasta el momento, más del 80% de los residentes encuestados consideran que el exceso de velocidad es el principal problema de seguridad vial en sus barrios”; señaló Karina Muñoz, directora ejecutiva de Fundación Conciencia Vial, quien agregó que “Hemos recibido correos electrónicos de vecinos en áreas cercanas que se han enterado del proyecto y nos han pedido que consideremos ampliar el perímetro o poder incluírlos en etapas futuras”. 

La velocidad es el núcleo del problema de la seguridad en el tránsito a nivel mundial. Las velocidades excesivas o inapropiadas son el factor de riesgo clave; a medida que aumentan, también se incrementan las probabilidades de que se produzca un siniestro y de que éste resulte en lesiones graves o fatales.

Según estadísticas de la Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito (CONASET), entre 2010 y 2019 un 29% de los siniestros viales con consecuencias fatales en Chile son asociados a la velocidad, haciendo del exceso de ésta una de las imprudencias más graves en el tránsito. 

La relación entre la velocidad y la gravedad de las lesiones es especialmente determinante para los usuarios vulnerables (o más bien vulnerados por el sistema), como peatones, ciclistas, motociclistas, niños, niñas y adultos mayores. A esto se suma, que la velocidad tiene efectos adversos sobre los niveles de contaminación ambiental y acústica, así como sobre la “habitabilidad” de las zonas urbanas. 

“Como Conaset estamos impulsando todo tipo de proyectos y políticas públicas relacionadas a la gestión de la velocidad, dado que es la principal causa de muerte en el tránsito. Por esto como primera prioridad estamos impulsando el proyecto de ley CATI -que se encuentra en segundo trámite en el senado- y busca instalar un sistema que controle automáticamente la velocidad. Y también estamos trabajando con municipios para que se generen zonas 30 y zonas 20, porque calmar el tránsito significa hacer de las calles lugares más seguros, dado que la velocidad perjudica principalmente a los más vulnerables en el tránsito, esto es, peatones y ciclistas”, expresó Johanna Vollrath, secretaria ejecutiva de Conaset.