TELETRABAJO: LAS CLAVES PARA EJERCER EL LIDERAZGO EN PANDEMIA

0
57

Con el fin de ayudar a las empresas y pymes en este contexto de crisis, la coach empresarial Claudia Elizondo entrega una serie de consejos para mejorar el ambiente en el espacio de trabajo.

El mundo laboral se ha visto fuertemente impactado por la pandemia, tanto por la pérdida del empleo como por la adopción del trabajo a distancia, que a muchos les ha costado adaptarse, pero que aún así prefieren. Según un estudio de Boston Consulting Group y Laborum, el 92% de los chilenos expresó su inclinación por un empleo parcialmente remoto posterior a la emergencia sanitaria y 65% le gustaría un espacio híbrido, que les permita una mayor flexibilidad.

Ante esto, cabe cuestionarse si estamos realmente preparados para asumir el teletrabajo, considerando que en nuestro país esta modalidad llegó, en gran parte, gracias al Covid-19. Un estudio de Randstad, reveló que 39% de los trabajadores chilenos ha tenido dificultades para adquirir las habilidades necesarias y adaptarse al home office o trabajo a distancia. 

Por esto, Claudia Elizondo, gerente general de Componente Humano, consultora de Gestión de Personas para empresas, entrega las siguientes recomendaciones para potenciar el liderazgo dentro de las organizaciones, con el fin de mejorar el ambiente del espacio laboral e impulsar el repunte de las pymes en estos tiempos de crisis.

Las principales competencias y características que los líderes deben ejercer hoy, según la experta son:

1.- Saber separar los hechos fácticos de los hechos posibles: Los líderes que tienen a su cargo grupos de personas, deben estar conscientes de que estamos viviendo una serie de hechos fácticos que no se pueden cambiar, por ejemplo, la pandemia. Los equipos necesitan que el líder tenga claridad de estas situaciones y que lleve al grupo a conversaciones que favorezcan el hacerse cargo de las cosas que sí se pueden cambiar. En este sentido, resalta la importancia de conectar mejor con el equipo y mantener una identidad de grupo.

2.- Conocer el estado emocional del equipo: Si tengo un equipo con alto nivel de estrés o presión, no es el momento de exigir resultados. Por el contrario, “no querer exigir al equipo porque estamos en pandemia” tampoco es la línea a seguir, los trabajadores no deben apreciar una baja exigencia por parte del líder. Por esto, lo fundamental es conocer el estado emocional del grupo e identificar hasta dónde éste puede tolerar un nivel de tensión.

3.- Generar un ambiente contenedor: El líder debe acompañar a sus trabajadores en los procesos de avances, junto con dosificar y graduar el trabajo entregando sub metas a corto plazo, de manera que pueda generar un monitoreo de los progresos de sus colaboradores.

4.- Mantener la autoridad formal clara: Al momento de subir una cumbre con un guía, si vemos a este temblar de miedo, ¿subirias la cumbre con él? Probablemente no. El líder en estos tiempos requiere de certezas dentro del contexto de incertidumbre.

5.- Inspirar propósito y conectar con los valores que mueven al equipo: cuando se trata de situaciones tensas, lo que nos queda es conectar con el “centro” de los valores compartidos. Es importante resaltar las fortalezas que han demostrado tener como grupo, cuáles son las virtudes que les han permitido salir de las adversidades y enganchar con el sentido de propósito (el para qué hacemos lo  que hacemos y el sentido que tiene la tarea cotidiana)

6.- Practicar y entrenar el pensamiento lateral: Desarrollar la capacidad de pensar fuera de la caja, de ser innovador y creativo para buscar soluciones más efectivas con menos recursos. Esto implica darle más de una vuelta a las soluciones posibles, abrir nuevas conversaciones y, especialmente, hacer las preguntas correctas para provocar el pensamiento lateral dentro del equipo.

“La situación del mercado laboral cambió. Un 53% de las ofertas laborales actualmente son a través de teletrabajo y los colaboradores perciben las emociones de sus superiores, ya sean positivas o negativas, a pesar de la distancia. Esto podría eventualmente afectar su motivación y rendimiento, por lo que el liderazgo y el conectar con los trabajadores se hace muy importante en estos momentos”, concluyó Claudia Elizondo, gerente general de Componente Humano.