EXPERTOS ADELANTAN FUTUROS ESCENARIOS POSIBLES DE CONTAGIOS DE CORONAVIRUS

0
60

A pesar de las campañas de vacunación que han servido para disminuir los contagios y los fallecimientos por COVID-19, la Dra. Chiara Saracini, investigadora de la UCM, advierte de otras variables que influyen en el aumento de casos de la enfermedad.

¿Cuántos y cuáles factores pueden influir en una efectiva baja de contagios por COVID-19? es uno de los temas que preocupa a la Dra. Chiara Saracini, investigadora auxiliar de la UCM y del Centro de Investigación en Estudios Avanzados del Maule (CIEAM) de la Vicerrectoría de Investigación y Postgrado del plantel, y directora alterna del Centro de Investigación en Neuropsicologia y Neurociencias Cognitivas CINPSI Neurocog.

Al respecto, la doctora Saracini, comenzó explicando que “El incremento en la disponibilidad de vacunas autorizadas en atención a la pandemia por Coronavirus para la población de muchos países ha representado una forma de contener el aumento de los contagios que se estaba observando en la “segunda ola” -iniciada alrededor de noviembre diciembre de 2020 y aún en curso en algunos países-, y en algunos casos ha representado una significativa baja de fallecidos por la correspondiente enfermedad del COVID-19”, dijo.

En particular, continuó la doctora Saracini, es interesante reflexionar sobre el hecho que, “aun en caso de una campaña de vacunación exitosa (como parecería ser la de Chile), se genere un aumento de casos en la población no vacunada por varias razones distintas, entre las cuales un pequeño efecto de que los ya vacunados sean, por una corta ventana y de forma inconsciente, vectores del virus (con carga viral mucho menor). De hecho, ya tenemos datos del Ministerio de Salud (Minsal) que nos muestran que la eficacia de la vacuna Sinovac en Chile es del 65% para evitar tener síntomas, y se hace aún menos probable, para una persona que entre en contacto con el virus, necesitar hospitalización (87%), de una cama UCI (90%) o fallecer por la enfermedad (86%)”, expuso.

La vacuna no es inmunidad

Un punto que, a juicio de la investigadora de la UCM, es importante recalcar, tiene que ver con que “Las vacunas protegen a la persona contra los efectos negativos del virus, no la transforman en una persona completamente inmune (se puede infectar igual), ni en una persona que no puede contagiar a otros (aun siendo asintomática)”, advirtió, luego la especialista agregó que “igualmente podría contagiar personas cercanas a través de acciones cotidianas despreocupadas como ‘vector’ de contagio”, señaló. 

Situación que está estipulada en la misma web del Minsal, en la que se advierte que “la mayoría de las vacunas que protegen de las enfermedades virales también reducen la transmisión del virus que causa la enfermedad entre quienes están vacunados […] aún se desconoce si las vacunas contra COVID-19 reducirá dicha transmisión” (Minsal).

Personas inconscientemente contagiantes

En ese sentido, la experta afirmó que “La cantidad de personas que podrían encontrarse en tal situación, en la población total, no serían muchas, pero como ellos no se sienten mal, no tienen síntomas (o las consideran síntomas de un resfrío a lo mejor), y además están vacunadas y se sienten bastante tranquilas que no sea COVID-19, jamás se les podría ocurrir hacer un test de PCR, no tendrían alguna razón de hacerlo. Así que tales personas estarían “silentes” contagiando a otros sin ni siquiera sospecharlo y no reflejados en los contagiados cotidianos detectados a través de PCR y registrados en los números del informe diario. Esto podría causar un aumento de los contagios después de un cierto tiempo en el cual la cantidad de personas no vacunadas empiezan a contagiarse por esas personas vacunadas e inconscientemente contagiantes”, sostuvo.

Esta hipótesis, y el efecto de otras variables, son las que están siendo analizadas mediante modelos matemático por el equipo del CIEAM. “Esperamos poder simular escenarios posibles a partir de los datos disponibles. Junto con el colega Juan Pablo Gutiérrez, hemos estado sacando provecho de los datos publicados diariamente por el Gobierno en el para modelar el fenómeno del contagio en base a las variables implicadas. Por ahora, tales variables serían, a parte la eficacia misma de la vacuna, o la corta duración de inmunización de algunas personas que han tenido COVID-19 pero se volvieron a infectar en esta segunda ola, que los hace nuevamente pacientes susceptibles y potencialmente contagiosos, sino que también variables personales como la percepción de riesgo de las personas y su posición personal respecto a las vacunas, siempre considerando que sabemos que existen movimientos no-vax en casi todos los países, y el hecho de que muchas personas nunca se vacunarán por razones ideológicas, por lo que tienen el potencial de impactar sobre este modelo”, expresó.

“Un modelo matemático no necesariamente describe la realidad, pero se basa en ella, y permite representar posibles escenarios en los cuales, modificando oportunamente algunas variables críticas, se pueda apreciar y responder las tradicionales preguntas como “¿qué pasaría si …?”, puntualizó la doctora Saracini.