CHILE POTENCIA SU IMAGEN PAÍS Y FOMENTA LA COPRODUCCIÓN EN IMPORTANTE MERCADO AUDIOVISUAL COLOMBIANO

0
98

Cuatro largometrajes, tres series documentales y una serie de animación participan en la 12va edición del Bogotá Audiovisual Market, mercado donde Chiledoc busca promover alianzas y abrir nuevas ventanas de financiamiento entre productores nacionales y sus pares en Colombia y México. El destacado encuentro de industria audiovisual colombiano, se lleva a cabo desde 26 al 30 de julio de manera híbrida.

Que vengan todos los que quieran, es la invitación con que este año la nueva edición del Bogotá Audiovisual Market, BAM, abre sus puertas. Con una variada batería de actividades, da inicio a una nueva versión del mercado más importante de Colombia, evento que trae consigo diversos espacios de trabajo dirigidos a profesionales de la industria colombiana en los géneros de ficción, documental y animación. Talleres especializados, encuentros uno a uno, mesas redondas y conferencias, son algunas de las actividades que se realizan en esta versión, la que destaca por su carácter híbrido, con contenidos en línea y actividades presenciales. 

Chiledoc, la marca sectorial del documental chileno, se suma al BAM 2021 en miras de generar conexiones con el mercado colombiano y fomentar así el desarrollo de coproducciones que beneficien a ambos países, esto en el marco del Acuerdo Iberoamericano de Coproducción al que ambos países se suscribieron en 2016, el que busca fortalecer y fomentar la producción cinematográfica de la región. 

Ocho proyectos documentales chilenos asisten a este mercado, particularmente al evento Puentes para la Coproducción Latinoamericana, encuentro donde participan productores chilenos y colombianos, sumándose también en esta ocasión exponentes mexicanos, una vitrina fundamental para que las y los realizadores puedan exponer sus proyectos ante tomadores de decisiones de distintos países. “Estamos muy contentos de participar en una nueva edición de BAM, un mercado que se preocupa por entender el contexto actual para crear una agenda acorde con las necesidades del sector. Al ser uno de los encuentros audiovisuales más relevantes de Latinoamérica, nos permite visibilizar nuestra marca y la imagen de Chile, que este año tendrá actividades especialmente diseñadas para promover las coproducciones entre nuestro país, Colombia y México”, afirma Paula Ossandón, directora de Chiledoc.

Cuatro largometrajes, tres series documentales y una serie de animación son los proyectos en desarrollo que forman parte de este importante encuentro.

Solsticio de invierno dirigida por Cristián Valle Celedón y producida por Denisse Castillo, es el retrato de una joven que relata sus emociones y sentimientos sobre la vida de su padre, un incansable luchador por la Verdad, Justicia y Reparación de quienes estuvieron en el campo de concentración de Isla Dawson, en Chile. Ella también lucha en su época, junto a miles de jóvenes, para cambiar la constitución instaurada por la dictadura de Pinochet. 

Otro de los proyectos es El viaje de L’Oriental, dirigido por Tevo Díaz y producido por Kamila Véliz. Un viaje hacia el pasado, donde queda en evidencia el registro de la primera toma fotográfica en América, ocurrida tras la llegada del barco escuela francés L’Oriental a Río de Janeiro, Brasil. Su capitán, una figura controvertida y enigmática, protagoniza entonces una trama de tragedias y aventuras que llevará al navío a naufragar a mediados de siglo XIX en la costa de Valparaíso. 

Cocaína negra es un documental, dirigido por Cristóbal Valenzuela y producido por Flor Rubina, proyecto que tiene como punto de partida un hallazgo ocurrido en 1995, cuando en una playa uruguaya son encontrados los restos del bioquímico chileno y ex agente de la DINA, Eugenio Berríos, secuestrado y asesinado pocos años antes del suceso. Un relato biográfico donde se cruzan la historia reciente entre dictaduras, venenos letales y cerros de cocaína. 

Por su parte, Misión antártica, dirigido por Jota Loyola y producido por Carola Fuentes, Rafael Valdeavellano y Juan Ramírez, largometraje que cuenta la travesía de un grupo de osados científicos que se embarca en una arriesgada misión: descubrir las claves que permitan a la humanidad sobrevivir a los cambios que nos trae el futuro. 

Por otro lado, Secreto Ancestral, también dirigido por Jota Loyola y producido por Carola Fuentes y Rafael Valdeavellano, es un proyecto en formato de serie documental que realiza un recorrido por doce comunidades indígenas en América, donde sus integrantes comparten con el mundo un conocimiento que consideran sagrado: aquellos rituales medicinales que han mantenido en secreto durante siglos. Una visión provocativa sobre la naturaleza, las drogas, el trance y lo que entendemos como bienestar.  

Otras dos series documentales se presentan este año en el Bogotá Audiovisual Market. Identidad y simulacro y Chilépolis. Por un lado, Identidad y simulacro, dirigida y producida por Daniela Céspedes y Florencia Dupont, es un ensayo documental en el que se abordan temas como las fake news, la relación entre paranoia, fantasía y política, las identidades no binarias, la performance drag y la ficción, tomando como punto de partida el testimonio conjunto a una perspectiva histórica, filosófica y estética de aquellos temas que se están hablando. 

Chilépolis, dirigida por Simón Vargas y producida por Magdalena Hurtado e Ignacia Merino, es un programa de televisión documental, sobre uno de los temas más relevantes y contingentes en el mundo y en Chile: la migración. En cada capítulo se dan a conocer las historias de vida de tres migrantes de distintos países que han llegado a Chile, retratando así sus orígenes, formas de pensar y de ser, todo bajo el lema: migrar es un derecho humano. 

El único proyecto chileno de animación que destaca en esta instancia es El país invisible, dirigido por Hugo Covarrubias y producido por Tevo Díaz. Una serie histórica de cuatro episodios que utiliza la técnica del spot motion y que está inspirada en las biografías de cuatro personas que vivieron en Chile durante el siglo XX. 

La participación de Chile en BAM es posible gracias a Chiledoc, la marca sectorial del documental chileno, que es impulsada por ProChile y la Corporación Chilena del Documental CCDoc.