CRISIS HÍDRICA Y LA INDUSTRIA DE LA MODA: ¿QUÉ ESTÁN HACIENDO LAS MARCAS?

0
137

El consumo de agua se ha convertido en un punto crítico para la moda. En los procesos de fabricación de algunas prendas se gastan grandes cantidades de este recurso, ya sea para el lavado de las telas y materias primas, como para el teñido. 

De acuerdo a diversos estudios y reportes, para la creación de un jean se necesitan alrededor de 10.000 litros de agua, mientras que una polera de algodón requiere cerca de 2.000 litros. Además, según la Organización Mundial de las Naciones Unidas (ONU), la industria textil produce el 20% de las aguas residuales globales y es responsable del 34% del micro plástico en el mar.

Aterrizando esta realidad en Chile, el Ministerio del Medio Ambiente anunció que la industria textil será incluida en la ley de Responsabilidad Extendida del Productor (REP), lo que establecerá obligaciones a las compañías que importan ropas y otros productos textiles a hacerse cargo de los residuos que generan cuando terminen su vida útil a través de la valorización de estos elementos.

Esta medida, que entró en vigencia el pasado 3 de septiembre, está contenida en la Política Nacional de Economía Circular, que proyecta que de aquí a 2040 la economía circular regenerativa impulse a Chile hacia un desarrollo sostenible, justo y participativo que ponga el bienestar de las personas al centro; esto, a través del cuidado de la naturaleza y sus seres vivos, la gestión responsable y eficiente de los recursos naturales, y una sociedad que usa, consume y produce de manera sostenible y consciente, fomentando la creación de empleos verdes y oportunidades para personas y organizaciones a lo largo del país.

La ministra de la cartera, Carolina Schmidt comentó que para combatir el cambio climático, la transformación hacia las energías renovables ayudará a reducir en un 55% las emisiones de gases de efecto invernadero que son requeridas, pero que el 45% “solo pueden abordarse cambiando la forma en que producimos y consumimos y ese es el motivo por el que desarrollamos esta Política Nacional de Economía Circular, una hoja de ruta que será una guía para la transformación de Chile”.

Iniciativas del mundo textil

La ONU ha sido categórica en señalar que los actores del sector de la moda tienen un papel fundamental que desempeñar respecto al desarrollo sostenible de este negocio, que de acuerdo a datos de la revista Forbes, mueve anualmente 2,4 billones de dólares en todo el mundo, empleando aproximadamente a 75 millones de personas, siendo ellas en su mayoría mujeres, y con un crecimiento que irá al alza en los próximos años.

Por ello es que gigantes textiles como Dockers, marca californiana de ropa masculina, han puesto en marcha distintas asociaciones y técnicas para reducir el consumo de agua en los procesos de fabricación de sus tejidos y prendas.

Recientemente, esta marca de Levi Strauss & Co. efectuó una alianza con Waves For Water, para juntos combatir la escasez hídrica que afecta al planeta. Esta última organización, fundada por el ex surfista y filántropo Jon Rose, ha ayudado a suministrar agua potable limpia en varios puntos del mundo en los últimos 10 años, acción en la que la firma estadounidense presta ayuda.

Durante ese mismo tiempo, Dockers también ha estado haciendo lo suyo a través de la técnica Water<Less en los procesos de teñido y acabo de sus prendas. Con ella ha podido ahorrar 3.5 mil millones de litros de agua y reciclado casi 5 mil millones de litros desde 2010. 

El teñido y acabado, que son los procesos para crear un producto con un look and feel específico, en ocasiones requieren una cantidad significativa de agua. Utilizando la técnica mencionada, que incluye métodos especiales de teñido y la concentración de procesos de acabado de las prendas, Dockers ahorra hasta 96% del agua normalmente utilizada durante la etapa final de producción. En la primera mitad de 2020, la firma norteamericana ahorró más de 20 millones de litros de agua en las etapas finales de producción.

A fines del 2020, Desafío Levantemos Chile presentó su nueva iniciativa “Desafío Agua para Chile”, con el objetivo de dar acceso a esta necesidad básica a cuatro comunas de La Araucanía y la región del Biobío a través de más de 15 proyectos. La idea surgió a raíz de que La Araucanía es actualmente una de las zonas con mayores índices de pobreza del país, sumado a diversas problemáticas, como que el 71% de los hogares en áreas rurales carecen de agua potable.

Frente a este contexto, Wrangler decidió sumarse a esta iniciativa, localizando de esta forma su real compromiso con el medioambiente a través de su campaña We Care, que tiene como objetivo realizar una producción más sostenible estableciéndose a sí mismos metas de desempeño ambiental, social y de calidad. Entre los principales objetivos de Wrangler, destaca el reducir en 50% el uso de agua hacia el 2030, además de utilizar energía 100% renovable en todas las instalaciones propias, por ejemplo. La alianza con Desafío Levantemos Chile busca concretar a nivel local su compromiso internacional de colaboración en un tema tan relevante como el uso y el acceso al agua en Chile.

Otra empresa que se ha estado sumando a esta tarea de cuidar el vital elemento, es Lee. La marca de ropa vaquera originaria de Kansas busca reducir su impacto medioambiental con metas globales de sustentabilidad, entre las que se encuentran abastecer completamente con energía renovable sus instalaciones propias y operadas por ellos al 2025.

En los últimos años, los esfuerzos de esta firma se han concentrado en usar al menos un 20% de materiales reciclados, fibras alternativas al algodón que son más amigables con el medioambiente y ahorran más agua. Además, elementos metálicos como los botones y remaches, además de las etiquetas cosidas, los parches traseros y etiquetas de papel han sido actualizados y cambiados por alternativas sustentables.

Sin duda, la tarea de crear una industria sustentable es un trabajo tanto de los productores como de los consumidores.

Investigaciones de Levi’s, marca hermana de Dockers que también ha utilizado la técnica Water<Less en sus prendas, revelaron que durante el ciclo de vida de los jeans, el gran impacto ambiental sigue siendo el uso del agua debido al proceso de cultivo del algodón – materia prima de esta prenda– al que se  suma el gasto por el lavado constante de ropa por parte de los consumidores.

Es por esto que la marca quiere promover el cuidado de las prendas y dar tips para reducir la cantidad de lavados, promover el secado al aire libre, el reciclaje y la donación de jeans, entre otros cambios sustentables:

  1. Lava los jeans solo cuando sea realmente indispensable. No es necesario lavarlos cada vez que se usan. Si no están muy sucios, con ponerlos al sol un rato será suficiente.
  2. Dúchate en lugar de bañarte. De esta manera consumes un tercio de agua y energía.
  3. Lava el coche con agua de lluvia.
  4. Si tienes lavaplatos, úsalo a tope, pues lleno gasta menos agua que lavarlos a mano.
  5. Comprueba que los aspersores del jardín funcionen correctamente. Una simple fuga puede estar gastando una valiosa cantidad de agua.