EL FUTURO DE LA CONECTIVIDAD ES AHORA: IMPACTO DEL 5G EN LA SOCIEDAD

0
56

Por: Carlos Rebellón – director de gobierno y políticas públicas para América

Desde hace años, el futuro de las comunicaciones avanza con paso firme hacia el 5G y las futuras generaciones de comunicaciones, por ejemplo, ya la industria ha empezado a trabajar también en 6G. El 5G, específicamente, ha dado de que hablar durante los últimos 2 años en Chile, pero su aplicación, costos y funcionamiento se han mantenido inconclusas. La hora de su arribo al país se encuentra cada vez más próxima, y, con ella, las dudas a su alrededor se han ido evaporando. Hoy es una realidad que Chile va a liderar en la adopción de 5G al haber sido el primer país en entregar espectro a nivel nacional en la región.

La tecnología 5G es fundamental en todos los aspectos de nuestras vidas, así como para mantener el flujo en el progreso tecnológico. Maximizar todo su potencial y beneficiar a la sociedad exige infraestructuras flexibles, ágiles y escalables, en las que el hardware y el software estén optimizados como nunca se había hecho anteriormente. Es sumamente valioso que Chile haya licitado espectro de cobertura nacional para la red 5G y que la Contraloría haya dado luz verde a los despliegues, puesto que, con 5G, las velocidades de descarga y la disminución en latencia podrán beneficiar a los usuarios sin importar de dónde se encuentren.

Entendiendo lo anterior, y dando cuenta de nuestro compromiso para seguir impulsando las tecnologías del mañana, de 2019 a 2020, nuestro negocio relacionado al 5G creció enormemente. La posición de Intel como proveedor líder de semiconductores para redes, es el resultado de nuestras primeras inversiones en hardware y software, así como de haber forjado el ecosistema más probado de una manera que ningún otro proveedor de tecnología ha hecho. Hemos impulsado el cambio hacia la virtualización del núcleo de las redes, donde ahora más de la mitad de todas las nuevas implementaciones de redes están virtualizadas y se ejecutan en servidores estándar listos para usar, con la mayoría funcionando con procesadores escalables Intel Xeon.

En tiempos de transformación tecnológica, las comunicaciones exigen flexibilidad, agilidad y la capacidad de escalar rápidamente. Ninguna otra empresa ofrece la capacidad de amoldamiento en múltiples tecnologías de CPUs, aceleradores, adaptadores Ethernet, memoria, conjuntos de herramientas de software y planos de soluciones, que en conjunto permiten una rápida implementación a través de un ecosistema probado.

Un gran ejemplo de cómo el 5G ya se instala en nuestra sociedad, es el recientemente lanzado Campus 5G de la Universidad de Concepción, el que se convierte en uno de los primeros grandes pasos en el sur de Chile, para demostrar el potencial de esta tecnología, ya que, con ella, no solo se verán velocidades más rápidas en la red, sino que supone la potenciación dentro de la innovación y promoción del emprendimiento. Además, acercar el 5G de esta forma permitirá ir aprendiendo más de sus funciones y beneficios.

Evolucionando para mantener el ritmo de la transformación digital

Nuestra sociedad digital está creando datos a un ritmo indescriptible. Se calcula que para 2025 el 75% de los datos, generados fuera del centro de datos, se creará en el borde, en fábricas, hospitales, tiendas minoristas y ciudades. Es probable que la conectividad ultrarrápida basada en una sólida infraestructura de red sea aún más importante, especialmente para las aplicaciones de misión crítica. 5G no será solo una cuestión de empresas de telecomunicaciones, es una tecnología que toca profundamente a industrias como la de salud, la minera, el transporte, el entretenimiento y a la infraestructura digital de las ciudades.

La próxima frontera de las comunicaciones es la transformación de la red de acceso para dar paso a la era de la red de acceso de radio virtualizada (vRAN) suministrada a través de un ecosistema abierto, con lo que finalmente se pueda mejorar la calidad de la experiencia para los usuarios finales. Chile tiene con que entrar a ese ecosistema.

En los próximos años, veremos el despliegue de estaciones base vRAN a escala mundial, de cientos a “cientos de miles” y finalmente a millones. Con cada despliegue, permitimos una red más ágil que puede responder rápidamente a nuestra sociedad digital. Casi todos los despliegues comerciales de vRAN están funcionando con tecnología Intel, incluyendo proveedores como Deutsche Telekom y Telefónica. Además, estamos trabajando con otras empresas de telecomunicaciones líderes en el mundo para apoyar sus pruebas y despliegues de vRAN. El despliegue del VRAN creará también oportunidades de negocios para los ecosistemas locales, en especial, en lo relacionado con labores de integración de sistemas, campo en el que Chile cuenta con empresas líderes.

Con cada año que pasa, el 5G ha ido floreciendo para alcanzar su potencial. Las ciudades inteligentes están cada vez más cerca, especialmente cuando los avances en inteligencia artificial, computación de borde y la nube son más palpables que nunca. La automatización de las fábricas progresará con la Industria 4.0 y las experiencias de compra se verán completamente rediseñadas tanto para oferentes como consumidores.