HONDA PONE A PRUEBA SU SEGUNDA GENERACIÓN DE VEHÍCULO AUTÓNOMO Y ELÉCTRICO ESPECIALIZADO PARA TRABAJO DE CAMPO

0
59

Para Honda, estos automóviles serán capaces de realizar una amplia gama de servicios en diferentes industrias que necesitan una solución autónoma todoterreno y resistente.

Honda fiel a su filosofía de mejorar la movilidad de las personas de forma más eficientes y menos contaminante, es que se encuentra realizando pruebas de su segunda generación de vehículos autónomos de trabajo, ésta sería la entrada de automóviles robots para servicios.

La segunda generación del prototipo eléctrico y autónomo muestra un nuevo aspecto y ahora se parece a una pequeña camioneta recortada con un frontal que recuerda al Honda e, sin cabina, más adecuado para el trabajo de campo.

Estos prototipos de Honda, llamados Autonomous Work Vehicle AWV (Vehículo Autónomo de Trabajo en español), superaron con éxito las pruebas a las cuales fueron exigidos en la construcción de un parque de energía solar en Nuevo México.

La flota se utilizó para transportar equipos y suministros en una ruta calculada en un área de trabajo de más de 400 hectáreas. Los Autonomous Work Vehicle demostraron que eran capaces de operar durante ocho horas a altas temperaturas.

En el CES 2018, Honda presentó un primer prototipo de un rover todoterreno diseñado para trabajar en la construcción, la agricultura o en operaciones de búsqueda y rescate. A finales de ese año los puso a prueba en California, Colorado y Carolina del Norte y se desempeñó como apoyo de bomberos en los incendios de esa temporada. Ahora, el segundo prototipo se ha puesto en funcionamiento en Nuevo México.

El modelo de Trabajo Autónomo (AWV- Autonomous Work Vehicle) original combinaba la plataforma de vehículos todo terreno de Honda con la tecnología autónoma avanzada disponible en ese momento. Su formato estaba pensado para transportar materiales de construcción, equipo pesado para bomberos, fumigar cultivos en una granja o incluso realizar el mantenimiento de jardines en un parque solar. En aquel entonces, tenía el aspecto de un quad sin la parte superior, que se reemplazaba por una plataforma con un riel multifunción.

El actual prototipo tiene un formato de camioneta recortada. Sobre la plataforma se sitúa una caja cuyos lados se pueden plegar para facilitar la carga. En la parte delantera estacan un par de faros redondos que recuerdan al lenguaje de diseño del Honda-e. Una luz azul intermitente en la parte superior les permite a los trabajadores detectar su presencia.

El sistema de propulsión eléctrico ofrece tracción en las cuatro ruedas y una autonomía con cada carga de la batería de 45 kilómetros. El tiempo de reposición es de 6 horas aprox. Su capacidad de carga es de 399 kilogramos, y de remolque, hasta 750 kilogramos. Una de las características esenciales del vehículo es su maniobrabilidad ya que puede girar en un círculo de 3,9 metros.

Para manejarse de forma autónoma, cuenta con un amplio conjunto de sensores a bordo. Entre ellos se incluyen un GPS, un LiDAR (dispositivo que permite determinar la distancia desde un emisor láser a un objeto o superficie utilizando un haz láser pulsado), un radar y varias cámaras 3D, que le permiten mapear el entorno y navegar por él sin intervención humana. Además, también es posible controlarlos de forma remota por parte de los operadores utilizando una aplicación basada en la nube que se ejecuta en una Tablet.