LAS GRANDES OPORTUNIDADES QUE REPRESENTA EL TRANSPORTE DE CARGA AÉREO PARA LA IMPORTACIÓN DE PRODUCTOS DE ALTO VALOR

0
44

El covid-19 y el consecuente cierre de fronteras, afectaron enormemente el tráfico aéreo internacional. El panorama ha mejorado, aunque las tarifas del flete aéreo continúan altas. Anthony Asp, Gerente Comercial de KLog.co, la plataforma digital para gestionar el movimiento internacional de carga más completa del mercado, analiza la situación actual y desglosa las virtudes del transporte por aire para determinados rubros.

El transporte aéreo de carga parece estar viviendo un repunte importante, después del shock inicial provocado por la pandemia del covid-19. Hay datos duros que refrendan esto: en agosto de este año, fueron transportadas 35.887 toneladas de carga en el país, tanto en vuelos nacionales como internacionales, lo que equivale a un alza de 15,9% en comparación al mismo periodo de 2020.

Pero este crecimiento trajo consigo un alza en las tarifas del flete aéreo. Para Anthony Asp, Gerente Comercial de la intuitiva plataforma digital para gestionar importaciones, KLog.co, el primer punto para analizar en este escenario es la disponibilidad de vuelos. “La tarifa ha cambiado significativamente debido al covid, ya que este provocó que disminuyera la cantidad de aviones volando y eso conlleva una reducción de la capacidad de mover carga, lo que por consecuencia, redunda en un precio mayor. Y, por otra parte, la demanda de fletes aéreos ha aumentado, empujada principalmente por la necesidad de transporte de insumos médicos y diversos productos covid. El crecimiento del ecommerce, en parte atribuible durante los últimos 18 meses a la pandemia, también ha facilitado esta mayor demanda. Todo esto lleva a que el alza de las tarifas fuera algo inevitable”, explica.

Pese a este panorama, son varias las ventajas que los aviones proveen para el transporte de distintos productos y materiales, entre las que destaca la velocidad del traslado. Mientras que un barco puede demorar varias semanas o incluso meses en trasladar su carga, un avión podría estar en su destino, sin mediar transbordos o escalas, en 24 horas. Esta agilidad representa una gran oportunidad sobre todo para importadores que requieren contar lo antes posible con insumos o productos para cubrir la demanda de sus clientes.

“Típicamente, el transporte aéreo es muy usado para productos de alto valor y que pueden hacerse cargo de un precio más alto por el flete. Hablamos de tecnología, insumos médicos y maquinarias para hospitales, repuestos para minería y agrícola, partes de automóviles, y todo aquello que requiere de rapidez para llegar a destino y que tiene un precio de venta que permite costear un flete más caro pero más ágil. Hay que considerar que el precio del transporte aéreo puede costar  10 veces más que el  precio de transporte marítimo”, apunta Asp.

Ventaja de Chile

Para Anthony Asp, nuestro país posee una ventaja frente a otros mercados en Latinoamérica debido a su apertura internacional y comercial, lo que se traduce en que, pese a lo pequeño de su mercado, reciba vuelos con importaciones de forma constante. “Acá llegan varias aerolíneas y hay un mix de vuelos, entre transporte de pasajeros y de carga, que genera mucho movimiento y asegura una constante llegada y salida de aviones. Esto permite mayor fluidez y posibilidades de mover mercadería”, explica.

En ese sentido, KLog.co cuenta con una completa plataforma para que el importador pueda tener un control total sobre el trayecto de su carga aérea, como también por vía marítima. “Nuestra plataforma permite que el cliente pueda ver en tiempo real exactamente qué está pasando con su carga, en qué momento arribará al aeropuerto de destino y, además, permite que tenga a mano toda la documentación necesaria en línea, 24/7. Si bien para las rutas más cortas, como Miami-Santiago, que dura unas 8 horas, no es tan relevante hacer ese seguimiento, para cargas que vienen desde China u otros mercados, resulta vital tener tranquilidad y control sobre todo el proceso. Por eso, en KLog.co trabajamos constantemente para conseguir una óptima integración con nuestros proveedores, obteniendo la información directamente desde la fuente y así entregar a nuestros usuarios la visibilidad de su carga, cumpliendo de forma eficiente con nuestra propuesta de valor”, apunta Asp.

Para el especialista, el futuro del transporte internacional aéreo, incluyendo mejores tarifas y disponibilidad de vuelos, debiera tender a una mejora en el mediano plazo: “Esta industria depende mucho de las decisiones de cada estado; si se abren o se cierran las fronteras. Pero creemos que a medida que las rutas aéreas vayan retomando niveles más normales, quizá no como antes de la pandemia, pero sí al menos a un 80%, deberían bajar un poco las tarifas del flete aéreo”.

Para más información, visite https://klog.co