“MI VOLUNTAD. EL DESEO DE VOLVER A CAMINAR”: LA HISTORIA DE SUPERACIÓN DE UN ADULTO MAYOR QUE LOGRÓ CAMINAR CONTRA TODO PRONÓSTICO

0
55

Un relato emotivo, pero con un mensaje de mucha esperanza, fue lo escrito por María Angélica Fellenberg al relatar la historia de su padre, quien sufrió un accidente casero el cual derivó en una historia de superación digna de ser contada.

 

Este próximo martes 09 de noviembre se lanzará el libro “Mi voluntad. El deseo de volver a caminar”, de María Angélica Fellenberg y publicado por Ediciones UC, un relato de la vida real de un hombre de 80 años, tetraparético, que hace todo lo que está a su alcance para volver a caminar. Ese hombre, es su padre. 

Don Guillermo Fellenberg tuvo una caída simple, pero no menos peligrosa, en el patio de su casa en Pirque, en mayo del 2020. Si bien cayó de frente golpeándose la nariz, no parecía ser algo de mayor gravedad, hasta que llegaron las complicaciones. A través de esa herida ingresó una bacteria a su cuerpo que se alojó en la médula espinal cervical, tuvo cinco cirugías en cuatro semanas y nueve semanas hospitalizado. Se fue para la casa postrado, sin movimiento de piernas, brazos y muy poco del cuello. El panorama no era nada alentador. 

Pero con una actitud de vida llena de positivismo, ganas y lucha,logró revertir todo pronóstico de no volverás a caminar. Su hija y autora de esta obra, María Angélica, quedó tan impactada con su rehabilitación que tuvo la necesidad de contarlo a través de este libro. 

“Cada día era un avance nuevo y era muy impactante. Como una con los hijos va gozando cuando: empiezan a comer solos, cuando se sientan o cuando logran pararse, yo viví eso con mi papá: movió los dedos del pie, levantó un brazo, se afeitó, hizo su firma. Este señor es tan porfiado, que no solo se paró -a los 4 meses- sino que también caminó. Mi papá no se dejó vencer. Sentía que aún tenía mucho que decir. Yo encontré que era tan impresionante que supe que tenía que ser contado”, asegura la autora. 

Una increíble historia de rehabilitación 

A don Guillermo, de 80 años, los doctores le dijeron que no volvería a caminar, pero su determinación fue tan grande, que no solo lo logró en poco tiempo, sino que también fue un caso ejemplar para otros pacientes que se negaban a su rehabilitación. Sucedió con una señora postrada de no más de 70 años, que sintió que se le había acabado la vida. Uno de los kinesiólogos, que también estaba tratando a don Guillermo,  no sabía cómo hacerla reaccionar. Fue así como le pidió autorización para grabarlo y enviarle un video a esta paciente mostrándole su ejemplo, sus ganas. Al ver cómo don Guillermo enfrentaba su rehabilitación, la señora cambió absolutamente de actitud.

En sus propias palabras, traspasa esas ganas de vivir: “Yo soy transetario, me siento un hombre de 45 años atrapado en un cuerpo de 80, no me siento anciano, ni me gusta que me traten como tal. Soy autovalente, que para mí es una actitud frente a la vida.  Esta actitud positiva me ha servido mucho en mi recuperación, ya que el paciente pone el 90% y los profesionales el otro 10%. Fueron unos ángeles azules, por sus batas durante la pandemia. Creo que siempre hay un propósito, incluso con este accidente. Vivámoslo y vivamos cada día. Yo agradezco a Dios y a mi esposa por tenerla aquí, ha sido mi gran apoyo. Hoy en día estoy caminando, también ando en mi scooter. Siempre tenemos que ver el vaso medio lleno, no el medio vacío”, comenta el protagonista de este libro. 

“Don Guillermo es un ejemplo, es él el que contará cómo vivió esta historia, que se frustraba, que no lograba cosas. Pero tomó todas las experiencias de sus años de vida para poder ser más resiliente aún y lograr algo que parecía imposible los primeros días. Cuando me contaron lo del libro, me pareció una idea maravillosa porque es un ejemplo de que, si hacemos bien las cosas, podemos todavía tener adultos mayores funcionales y que son un aporte para el país, para sus familias, para la sociedad. Recuperar aquellos adultos mayores que aún tienen mucho que entregar y estoy segura que don Guillermo no es el único caso”, cuenta la doctora Carolina Rivera, fisiatra y presidenta de la Sociedad Chilena de Medicina Física y Rehabilitación, quien fue parte del equipo médico que lo atendió y que, además, oficiará como la presentadora del lanzamiento este próximo mes de noviembre.  

Cuando estuvo hospitalizado, don Guillermo no solo sufrió de dolores, sino que también tuvo delirium. Así lo recuerda el equipo médico, de kinesiólogos, su familia y hasta él mismo: “Estuve viviendo en un mundo paralelo cuando estuve hospitalizado en la clínica. Esperé con mi maletita, bajo la lluvia, que me vinieran a buscar para la hospitalización domiciliaria. En algún momento perdí mis piernas (en este mundo paralelo) y para no perderlas me las moldeé con cemento quedando muy pesadas, por lo que no podía moverlas. Le dije a la TENS que tenía que pasar por una ortopedia por la calle 10 de Julio para que me tomaran las medidas y me hicieran unas piernas nuevas, más livianas. Estaba delirante total. La TENS me decía a todo que sí. Viví aventuras, secuestros, aparecía en otros lugares, navegué en una nave con forma de águila, sus tripulantes eran mapuches y yo entendía mapudungun. He pensado en escribir estas historias, ya que recuerdo aún muchas cosas”. 

¡Carpe Diem! 

María Angélica siempre ha tenido una sensibilidad especial por los adultos mayores, lo reconoce ella misma. Inclusive es socia de Conapran, el Consejo Nacional de Protección a la Ancianidad, institución sin fines de lucro que cuenta con más de una decena de residencias para adultos mayores a los largo del país y que también será parte de este lanzamiento. Inclusive 20% de las ganancias por ventas del libro “Mi voluntad. El deseo de volver a caminar”, irán destinadas a sus residencias de adultos mayores de por vida.

“Esta vida tan acelerada que llevamos, donde tenemos tantas cosas que hacer y no tenemos tiempo para cuidarlos. Ellos siguen siendo parte de tu familia, son parte de tu pasado, de tu presente y siempre serán parte de tu futuro”, reflexiona la autora. 

La doctora Rivera se suma a sus palabras: “Ser adulto mayor no significa estar fuera de la sociedad o que tengamos que aumentar los Establecimientos de Larga Estadía para Adultos Mayores (ELEAM), ir a encerrarlos y poner a un grupo de gente esperando morir, no debe ser así. El aporte debe ser mucho mayor. Deberíamos ocupar la expertiz de los adultos mayores en distintos ámbitos, ellos tienen mucho que entregar y la experiencia no tiene que ser el último eslabón de la cadena, la experiencia vale mucho, la sensibilidad, en todo ámbito de la vida”. 

“Ser mayor no me invalida, la edad no es una limitante. Encuentro fantástico que haya clubes de ancianos, lo pasan bien. Los llamo a que no pierdan sus sueños, sus ambiciones. Entre los 80 y 100 años es una edad interesante, hay que vivir la vida a concho y disfrutar lo que tenemos. Debemos tener siempre proyectos, cosas que hacer y no debemos dejar de hacerlas. ¡Carpe diem!”, finaliza don Guillermo.