UNIVERSIDAD DE CHILE CREA CENTRO DE VIGILANCIA PARA EVITAR TRANSMISIÓN DE ENFERMEDADES ENTRE ANIMALES Y HUMANOS

0
39

Iniciativa impulsada por la Facultad de Ciencias Veterinarias y Pecuarias permitirá alertar sobre nuevos patógenos y mutaciones, prevenir contagios entre personas y animales, desarrollar vacunas y evitar un nuevo brote pandémico como el del COVID-19. “Se deben registrar los cambios en la distribución geográfica de los agentes infecciosos y reconocer de forma temprana el contacto con las personas. Con estos antecedentes, es posible mejorar la respuesta frente a eventos zoonóticos y amenazas pandémicas, y desarrollar herramientas de diagnóstico, fármacos, y producción de vacunas”, afirma el profesor Cristopher Hamilton-West.

Bajo el enfoque “Una Salud” (en inglés, One health), una noción que se introdujo el año 2000 y que alude a que “la salud humana y la sanidad animal son interdependientes y están vinculadas a los ecosistemas en los cuales coexisten”, la Facultad de Ciencias Veterinarias y Pecuarias de la Universidad de Chile (Favet) anunció la creación de un centro de vigilancia de enfermedades zoonóticas, unidad que permitirá una respuesta rápida frente a nuevas amenazas infecciosas que puedan derivar en futuras pandemias.

Actualmente, se reconoce que el 75 por ciento de las enfermedades emergentes en humanos son zoonóticas, es decir, son causadas por agentes infecciosos que circulan entre diferentes especies animales y han pasado a la población humana. En este escenario, los médicos veterinarios juegan un papel fundamental en la vigilancia, detección y control de esas posibles zoonosis, por lo que un centro de vigilancia surge como una importante iniciativa para estudiar nuevos peligros epidémicos.

El Dr. Cristopher Hamilton-West, académico e investigador del Departamento de Medicina Preventiva de Favet, afirma que “la vigilancia continua de agentes infecciosos que tengan un potencial zoonótico es relevante, nos permite estar alerta frente a cambios o mutaciones que se puedan ir generando en el tiempo”. A juicio del académico, “se deben registrar los cambios en la distribución geográfica de los agentes infecciosos y reconocer de forma temprana el contacto con las personas. Con estos antecedentes, es posible mejorar la respuesta frente a eventos zoonóticos y amenazas pandémicas, y desarrollar herramientas de diagnóstico, fármacos, y producción de vacunas”.

Por otra parte, el director de Investigación y académico de Favet, Dr. José Manuel Yáñez, señaló que “la Facultad ha tenido un rol muy destacado en investigación sobre patógenos zoonóticos en los últimos años. Actualmente existen investigaciones que son financiadas por instituciones internacionales, como el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos -por el período 2021-2028-  en el ámbito de la influenza”.

“En este sentido, diversos investigadores e investigadoras de Favet lideran líneas de investigación en diversas áreas de gran importancia para la Salud Publica, tales como influenza, COVID-19, Hanta, desarrollo de vacunas, patógenos emergentes y reemergentes y nuevos riegos en inocuidad alimentaria. Estas capacidades permiten una vigilancia epidemiológica activa sobre los peligros de importancia para la transmisión desde animales de granja y silvestres a humanos. Así, el aunar todas estas capacidades en un centro permitirá ser proactivos y no reactivos frente a nuevas amenazas infecciosas”, añadió el Dr. Yáñez.

La intención de Favet es desarrollar un centro que pueda enfocarse en la identificación y respuesta frente a amenazas zoonóticas y pandémicas. “De esta forma, podríamos hacer confluir diferentes capacidades existentes en la Facultad y en nuestra Universidad, para poder mejorar la preparación y respuesta en caso de epidemias o pandemias, generando un polo de desarrollo para la gestión estratégica frente las amenazas que pueden emerger en Chile o Sudamérica, que es quizás la zona más desatendida a nivel global en estos temas” precisó el Dr. Hamilton-West.

Adelantarse con la generación de vacunas

“Si conocemos cuáles son las cepas virales o bacterianas circulantes y cómo estas se distribuyen en el territorio nacional, cómo es posible la transmisión al humano y cuáles son los factores de riesgo, es posible estar alerta frente a una potencial pandemia, tomar decisiones acertadas y prepararnos con vacunas, por ejemplo” señaló el Dr. Leonardo Sáenz, director del Laboratorio de Vacunas Veterinarias de Favet.

Eta labor se intersecta con el trabajo que desarrollará el Centro de Biotecnología y Producción de Vacunas del Parque Carén de la Universidad de Chile, el cual está pensado para que supla de vacunas estratégicas al país y países vecinos. Inicialmente, esta planta producirá vacunas contra el SARS CoV-2, pero también tendrá la capacidad de producir cualquier tipo de vacuna de emergencia, si es que fuera necesario, frente a una nueva epidemia o quiebres de stock.

En este sentido, el Dr. Sáenz explicó que “la salud humana depende de la salud animal, de las enfermedades que estos animales pueden transmitir y esa posibilidad de transmitir enfermedades se incrementa cuando el ecosistema también está enfermo o alterado, por lo tanto, la prevención y control debe hacerse en conjunto y de manera transdisciplinaria, solo así tendremos éxito”.