NUEVO I-PACE: LLEGA A CHILE EL PRIMER AUTO 100% ELÉCTRICO DE JAGUAR

0
156

Jaguar presentó en nuestro país, la última novedad de la firma que, desde su develación a nivel internacional en 2018, ha obtenido más de 80 premios mundiales, transformándose en el primer Jaguar que rompió los estándares para posicionarse en el primer y mejor auto eléctrico de su tipo.

En línea con su nueva estrategia Reimagine, Jaguar, marca de automóviles premium de origen británico, estrena en Chile su primer vehículo 100% eléctrico, el nuevo Jaguar I-Pace, contribuyendo así con el objetivo de la marca de comercializar solo vehículos eléctricos a partir de 2025.

El nuevo I-Pace es el resultado de un trabajo consistente de Jaguar en el mundo de la electrificación, un ejemplo de esto es su desarrollo y participación en la Fórmula E desde el año 2016, donde el team de Jaguar Racing ha perfeccionado la tecnología de los motores eléctricos que han equipado los cinco modelos que han participado en el circuito, con el fin de demostrar un claro liderazgo en la electromovilidad.

Desde su lanzamiento a nivel internacional, el nuevo Jaguar I-Pace ha cosechado más de 80 premios que lo posiciona como un referente en el segmento de autos eléctricos. Solo por dar algunos ejemplos, el nuevo I-Pace fue premiado como Auto del Año, Diseño del Año y Auto Verde del Año, en los World Car Awards 2019.

“Este lanzamiento marca un hito importante en la renovación de Jaguar, porque aun manteniendo el ADN que tanto caracteriza a la marca fue posible evolucionar acorde con los tiempos actuales”, señaló Rodrigo Espinoza, Gerente de Jaguar Land Rover en Chile. “Con el I-Pace, Jaguar apostó a la innovación y logró mezclar lo mejor de sus más de 90 años de historia, aportando al desarrollo de la electromovilidad, con el fin de convertirnos en una compañía referente en el desarrollo de vehículos cero emisiones”, agregó.

Diseño elegante y dinámico

El nuevo Jaguar I-Pace muestra un diseño robusto de un SUV compacto, pero sin perder la performance que los vehículos deportivos de la marca brindan a cada uno de sus clientes. Este modelo ha sido diseñado para que pueda cumplir con la funcionalidad de un SUV versátil, es decir, es un auto que sirve para el día a día. 

El nuevo I-Pace es distintivamente un Jaguar, con todos los beneficios en cuando a diseño que esto implica. El reto de los ingenieros y diseñadores fue desarrollar un vehículo eléctrico que fuera inconfundiblemente un Jaguar, capaz de ofrecer una experiencia de conducción emocionante y despertar los sentidos.

El modelo, al desarrollarse desde cero, permitió diseñar líneas totalmente distintas, entre ellas se encuentra su frontal más reducido con focos Matrix LED, que se acompañan de luces DLR con la silueta de “doble J” que caracteriza a los modelos de la marca. 

La parrilla y el capó funcionan en conjunto para reducir el coeficiente de roce, de tan solo 0,29Cd, permitiendo que el viento ingrese por la parte superior de la grilla y continúe su trayecto desde el capó hacia el techo. Un registro excepcional para este tipo de segmento. Esta toma de aire frontal cuenta además con la apertura electrónica automática para enfriar las baterías cuando éstas lo necesiten, para luego cerrarse y mejorar la eficiencia al conducir. 

Ian Callum, diseñador del I-Pace, aprovechó todos los beneficios que permiten los motores eléctricos y logró que este SUV compacto tenga un habitáculo más amplio, gracias la distancia entre ejes más larga, donde el frontal y la parte posterior, son más cortas que en un vehículo a combustión. Esto acompañado de sus llantas de 20 pulgadas, le entregan un despeje ideal para este tipo de silueta. Para mantener la eficiencia, el equipo de diseño dejó las manillas con apertura automática en todas las versiones, logrando que las puertas se mantengan lisas mientras el I-Pace va en movimiento.

En la parte posterior encontramos un diseño que mantiene el buen desempeño aerodinámico, gracias a su pequeño spoiler que deja pasar parte del aire hacia la ventanilla trasera con una caída con estilo coupé. Aquí encontramos focos alargados con una luz LED que permiten continuar con la línea del portalón.

En la parte baja del auto encontramos molduras que le dan un aspecto todoterreno, sin perder la elegancia del diseño. El parachoques trasero se ajusta a la bajada del portalón, permitiendo reducir las turbulencias en la zona posterior del I-Pace.

Si hablamos de sus dimensiones, este nuevo ejemplar de la firma británica registra 4.682 mm de largo, 2.011 mm de ancho y un alto de 1.565 milímetros, permitiendo que el habitáculo mantenga mayor espacio. Dentro de sus inigualables características se encuentra la suspensión neumática adaptable, que permite un recorrido total de 110 milímetros, permitiendo bajar 40 milímetros (en modo acceso) y subir hasta 70 milímetros (en modo vadeo). Además, para mejorar su coeficiente aerodinámico, sobre los 105 km/h el vehículo automáticamente rebaja su altura 10 milímetros.

En el interior, a diferencia de un SUV convencional, encontramos una posición de conducción más baja gracias a la altura del panel de instrumentos, y los asientos de cuero de postura deportiva, convirtiéndolo en un modelo versátil tanto para utilizarlo en el día a día, como en condiciones más prestacionales on y off road. 

Gracias a la exclusión del motor convencional en el frontal, se logró un habitáculo más espacioso y una maleta más grande con 656 litros de volumen que puede superar los 1.453 litros con asientos abatidos. En la segunda fila podemos encontrar espacio para tres ocupantes que pueden ir cómodamente sentados gracias a la moldura de los asientos que permiten un viaje confortable.

Dos versiones con el mismo corazón y una batería de alto rendimiento

La nueva propuesta de ambas versiones está impulsada por dos motores eléctricos asincrónicos de imanes permanentes que están dispuestos para el eje trasero y delantero. Cada uno de ellos permite una potencia de 147 kW (200 Hp) y un torque máximo de 348 Nm, lo que sumado alcanza los 294 kW (400 HP) y el par máximo combinado logra unos impresionantes 696 Nm. 

Para lograr estas cifras, Jaguar dotó al I-Pace con una tracción integral AWD, acompañado de una transmisión continúa denominada JaguarDrive en el que, no se cuenta directamente con una caja de cambios, pero permite una aceleración instantánea y constante de 0 a 12.000 revoluciones por minuto sin retardos, ni interrupciones por el cambio de marcha.

Este nuevo modelo ofrece una autonomía de 480 kilómetros según el ciclo WLTP y es considerada como una de las más altas del mercado para automóviles eléctricos, este objetivo se cumple gracias a su batería de 90 kWh que se encuentra ubicada en medio de los ejes y que le permite alcanzar el 0 a 100 km/h en tan solo 4,8 segundos.

Para lograr una excelente experiencia a cada usuario, las baterías del nuevo I-Pace logran llegar hasta el 80% de carga en tan solo 60 minutos, si consideramos el uso de cargadores de alta velocidad, como los que encontramos en una electrolinera, mientras que la carga doméstica incrementó su capacidad de recepción pasando de 7,4kWh a 11kWh, lo que permitiría reducir los tiempos de espera.

La eficiencia de la autonomía está dada por una serie de aspectos que mejoran el rendimiento, una de ellas es su composición del chasis de un 94% de aluminio, lo que logra reducir cerca de 500 kg, en comparación a otros modelos eléctricos del segmento. 

A esto, se suman la suspensión neumática que se adapta al camino, con 110 milímetros de recorrido, el sistema de regeneración de frenos mejorada donde una vez que se retira el pie del acelerador, el sistema proporciona una frenada regenerativa que se puede configurar para aumentar o disminuir su intensidad con el modo “Frenada en Tráfico Denso”. En el exterior, las Tomas de Aire Activa reducen el roce del viento y dejan el coeficiente en tan solo 0,29Cd, la mejor del segmento. 

Las prestaciones están guiadas por un completo sistema de asistencias a la conducción como el Adaptative Dynamics, totalmente configurable, que supervisa constantemente la aceleración, la dirección, la actividad del acelerador y la del pedal de freno, así como los amortiguadores de control electrónico para optimizar los ajustes de la suspensión, a fin de ofrecer el equilibrio óptimo entre confort y agilidad en todo momento.

Esto se suma a la configuración de los modos de manejo disponibles entre 4 opcionales: Normal, modo Eco, que ajusta los diferentes sistemas y funciones del vehículo para reducir el consumo de energía y aumentar la autonomía, el modo Dynamic, que coordina los sistemas de control del vehículo para ofrecer una experiencia de conducción más deportiva, mientras que el Adverse Surface, permite detectar diferentes superficies de conducción y ajusta automáticamente el rendimiento del vehículo y las características de maniobrabilidad para mejorar la conducción en condiciones más complejas como calzadas húmedas, con hielo, nieve, gravilla profunda y arena.

Nuevas tecnologías de conectividad avanzada

El nuevo I-Pace cuenta con una inigualable combinación de tecnología y elegancia, dotado con el nuevo sistema Pivi Pro con una nueva pantalla interactiva HD de 12,3 pulgadas para el conductor con gráficos mejorados y un diseño configurable que puede mostrar mapas de navegación a pantalla completa con instrucciones paso a paso, relojes digitales, medios, lista de contactos o detalles de infoentretenimiento. 

Trabajando en conjunto con la última tecnología Head-up Display, el nuevo I-Pace brinda a los conductores toda la información que necesitan con la menor distracción.

La pantalla de 10 pulgadas cuenta con conexión Android Auto y Apple Carplay para interactuar de manera más sencilla con el smartphone, sistema de audio Meridian, Wifi activado con plan de datos con conexión 4G, además de una aplicación para interactuar en tiempo real con el I-Pace y conocer, por ejemplo, la autonomía, a esto suma cargador inalámbrico de teléfonos en la consola central. 

En el I-PACE podremos encontrar el Smart Rear View Mirror, que utiliza una cámara y una pantalla integrada en el retrovisor. El modo de cámara del retrovisor interior ClearSight o Smart Rear View Mirror muestra una vista de gran angular gracias a la cámara que está situada detrás del vehículo, pero si el cliente lo prefiere, puede utilizarlo como un espejo tradicional solo activándolo o desactivándolo con el botón que se encuentra en el mismo retrovisor.

Seguridad excepcional

En el apartado de seguridad nos encontramos con un equipamiento de serie completo entre los que destacan, Asistencia de Salida en Pendientes, Dirección Asistida Electrónicamente (EPAS), Diferencial Abierto con Torque Vectorial por Frenado, Control Dinámico de Estabilidad (DSC), Freno de Mano Electrónico (EPB), Asistencia de Salida con Baja Tracción, Indicador de Desgaste de Pastillas de Freno, entre otros.

De esta manera, Jaguar estrena en Chile el nuevo I-Pace. La marca ha establecido que la variante denominada EV400 S tendrá un valor de USD 129.000, mientras que el modelo EV 400 HSE, que es el tope de línea, valdrá USD 149.900. El precio de venta, de ambas versiones, incluye dos cargadores compuestos por un wallbox de 7.5 kWh, además de un cargador de emergencia de 1,5 kWh. Para quienes requieran instalar un segundo wallbox en su residencia, Jaguar cuenta con precios especiales para esta solicitud. Además, es importante destacar que el modelo cuenta con una garantía de tres años o 100 mil kilómetros, lo primero que suceda, mientras que la batería contará con ocho años de garantía. 

Los clientes podrán visitar las sucursales de Jaguar Land Rover para consultar la disponibilidad del modelo e incluso tener la posibilidad de seleccionar una serie de aspectos personalizables de este SUV que apunta a la movilidad sustentable.