USO DE LAS REDES SOCIALES COMO CANAL DE VENTA HA CRECIDO UN 20% DURANTE LA PANDEMIA EN CHILE

0
106

El llamado “social selling” es el nuevo modelo que se consolidó en el marco del confinamiento, siendo actualmente la forma más eficaz de generar vínculos con los clientes, potenciar la marca y hacer que estos la elijan. 

Sin duda la pandemia trajo grandes cambios en todos los ámbitos y uno de ellos es la forma en que las marcas conectan con sus potenciales clientes. Y es que sin antes el camino era el llamado “puerta a puerta” para dar a conocer un producto o experiencia, hoy ese lugar lo ocupan las redes sociales. 

Su protagonismo en la era digital es indiscutido. De hecho,  según una investigación publicada por el centro estudios español Statista, Chile lideró  el número de publicaciones en redes sociales durante la cuarentena en América Latina con un incremento de un 53% en la cantidad de posteos en relación al año anterior. En ese contexto, son el escenario perfecto para prospectar clientes, conocerlos y llegar hasta sus mentes de forma indirecta. En definitiva, el antiguo afán por vender ha sido reemplazado por el interés en que los clientes te elijan, fidelizándolos con contenido de interés de manera permanente.  

Esta tendencia, que es mundial, se ha instalado con mucha fuerza en Chile. De acuerdo a estimaciones de la industria, el Social Selling ha tenido un crecimiento del 20% en los últimos 18 meses en el país. “Frente a este escenario adverso, han surgido nuevos emprendimientos o los emprendedores han tenido que reinventarse en pro de las nuevas tendencias. Y la que más fuertemente suena hoy, es el denominado “Social Selling”, explica Gerardo Troitiño, Director General de Oriflame Chile, compañía de origen sueco que ha visto de cerca cómo su grupo de ventas ha migrado hacia esta nueva modalidad.

En Chile el Social Selling es fuerte entre los millenials, donde un 45% corresponde a jóvenes entre 18 y 35 años.  Y si hablamos de las zonas del país donde se da más frecuentemente, el liderazgo lo ocupan  Santiago, con 25,3%, Valparaíso, con el 6,8%, Concepción, con un 5,6%, Rancagua, con un 4,8% y Temuco que alcanza el 4%.

Esta dinámica ha desplazado el antiguo modelo de venta, donde solo importaba el número, cambiándolo por uno donde los consumidores viven su propia historia con la marca. Gracias a este nuevo concepto de venta social, se deja atrás el contacto a puerta fría, para dar paso a una relación que convence, educa y engancha. Y las cifras así lo demuestran. Según datos de McKinsey el 56% de las personas conectan mejor con aquellas marcas que se involucran en las redes sociales.

Oriflame, es actualmente compañía N°1 de belleza en Social Selling de Europa. Y en Chile ya es pionero en esta materia.