TEMUCO INICIA RUTA AMBIENTAL PARA DEJAR DE SER UNA DE LAS CIUDADES MÁS CONTAMINADAS DEL MUNDO

0
70

La Araucanía decidió iniciar un camino que le permita enfrentar la crisis ambiental provocada por el cambio climático. En ese sentido, si bien su capital, Temuco, fue elegida como una de las ciudades más contaminadas del mundo, de acuerdo a un informe elaborado por Bloomberg Green y la consultora suiza OpenAQ, diversas iniciativas están buscando revertir este panorama.

En ese contexto, el Gobierno Regional, con el apoyo de la Universidad de La Frontera, puso en marcha una serie de proyectos para hacer frente a la emergencia climática.  Entre ellos, el primer centro tecnológico de Chile en monitoreo de recursos hídricos, energéticos y alimenticios de Chile, ENALHI, que por medio del uso de tecnologías como internet de las cosas, pantallas interactivas, georreferenciación y desarrollo de aplicaciones móviles para generación de alertas, busca hacer seguimiento a los recursos estratégicos de la región que están amenazados por el cambio climático.

Además, acaban de iniciar un proyecto que permite conocer la huella de carbono de más de 30 empresas de La Araucanía, con el objetivo de desarrollar una hoja de ruta sustentable para la región.

A esto se suma la decisión de Universidad de La Frontera de firmar un Acuerdo de Producción Limpia (APL), suscrito con la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, con el que busca ​​avanzar de manera concreta en su compromiso en la lucha del cambio climático, generando acciones tanto en el ámbito formativo como en la disminución de su impacto medioambiental. 

“Uno de nuestros objetivos como universidad regional y pública es crear conocimiento aplicado desde el sur de Chile para ir en la solución de problemáticas actuales que afectan a nuestro país, como el cambio climático, un área donde estamos sumamente enfocados. Por ello, estamos generando investigación científica e innovación para mitigar sus efectos y crear resiliencia desde La Araucanía para llevarla a todo el país”, indicó el vicerrector de Investigación y Postgrado de la Universidad de La Frontera, Rodrigo Navia.