ENJOY VIÑA DEL MAR RECIBE SELLO VERDE IE POR USO DE ENERGÍAS 100% RENOVABLES

0
105

Con el propósito de reducir su huella ambiental, el casino de la ciudad jardín fue certificado por IMELSA ENERGÍA, generador y comercializador que acredita que, desde enero del 2022, sus operaciones sean en base a electricidad proveniente de fuentes totalmente sustentables.

Viña del Mar, marzo de 2022.- Buscando consolidar sus objetivos sostenibles, la cadena de casinos más importante de Latinoamérica ha focalizado sus esfuerzos en sus unidades de todo el país para contribuir al cuidado del medio ambiente. En esta oportunidad Casino Enjoy Viña del Mar dio un paso clave en el uso de energías verdes al recibir el certificado de Sello Verde IE otorgado por la generadora y comercializadora de energía IMELSA ENERGÍA.

Sin duda la sostenibilidad es uno de los grandes desafíos no sólo del mundo empresarial, sino también de todas las personas. Desde Enjoy creemos que con voluntad y esfuerzo se puede lograr y los beneficios son inmensos. Por eso estamos muy orgullosos que desde este año y en adelante, todo nuestro suministro energético provendrá de fuentes de energía 100% renovables que cuidan el medio ambiente y que sabemos mejorarán la calidad de vida de las futuras generaciones”, explica Fabián Giame, Gerente General de Enjoy Viña.

A pesar de los desafíos que implicó la pandemia, desde Enjoy Viña del Mar mantuvieron el compromiso de ser parte de las empresas que se preocupan por el uso de las energías, haciendo que sus procesos de consumo eléctrico sean más amigables con el entorno. De esta forma, el reconocimiento otorgado por IMELSA ENERGÍA, certifica y visibiliza el compromiso realizado en Viña del Mar por el uso sustentable de la electricidad.  

Desde IMELSA ENERGÍA queremos aportar hacia un futuro más sustentable. Y frente a la modernización de los sistemas eléctricos a nivel mundial donde existe un creciente interés por energías respetuosas con el medioambiente, ofrecemos soluciones que aportan hacia la sostenibilidad del país. Por eso, con el fin de incentivar esta transición, hemos elaborado el Sello Verde IE de energías renovables y es muy gratificante constatar cómo empresas de la envergadura de Enjoy Viña del Mar ven en la energía maneras de reducir su impacto en el planeta“, explica Jocelyn Ann Black, gerente de clientes de IMELSA ENERGÍA.  

En el marco del recibimiento de esta importante certificación, Enjoy Viña sortea un Mini eléctrico, el cual es parte de un Mistery ubicado en la rotonda del establecimiento. Este pozo implica que el premio puede ser ganado por cualquier persona que esté jugando en las máquinas conectadas al premio, correspondiente a las 18 más cercanas a dicha rotonda. El ganador de este premio puede ser tanto para quien haga una apuesta mínima, como para quien apueste el monto mayor. 

El espectacular premio, completamente eléctrico, es el emblemático MINI original, pero renovado para las carreteras del futuro. Combina la legendaria sensación de go-kart, un diseño inconfundible y calidad premium con un modo de conducción libre de emisiones. Está propulsado por una batería de alto voltaje de 96 celdas y 32,6 kWh (capacidad bruta) montada bajo el suelo; esta ubicación supone un centro de gravedad extra bajo que no solo mejora la estabilidad y el manejo, sino que hace que tomar las curvas sea aún más emocionante.

De esta forma el casino de la ciudad jardín, que recibe a cientos de personas todas las semanas, ya cuenta con el Sello Verde IE, asegurando que el suministro eléctrico provendrá de fuentes sustentables, una iniciativa que va en línea con un negocio respetuoso con el medio ambiente.

En un mundo donde la conservación del medio ambiente se incrementa, también se intensifican los refuerzos y se busca emplear más recursos que no tengan impactos sociales y medioambientales tan altos como las energías convencionales, los combustibles fósiles y la energía nuclear.  Es por eso que las energías renovables, al provenir de fuentes que no contaminan, usan los recursos a un ritmo similar o menor al que se generan, lo que conlleva un impacto del ecosistema notablemente inferior.