LAS COCINAS FANTASMAS Y SU CRECIMIENTO EN CHILE POST PANDEMIA

0
84

De acuerdo con la firma de investigación de mercados, Euromonitor, las cocinas ocultas podrían generar un mercado de $1 billón de dólares a nivel mundial para 2030.  Actualmente hay más de 400 cocinas ocultas en Colombia, Argentina, Brasil, Chile, y México. En Chile este segmento está bastante fragmentado por ser un formato nuevo sin reglamentos definidos para operar masivamente. 

 

Las cocinas ocultas o cocinas fantasmas (dark kitchens) son instalaciones construidas para preparar alimentos y bebidas que se distribuyen exclusivamente por servicio de domicilio o delivery. Este modelo surgió antes de la pandemia, pero definitivamente se disparó una vez los restaurantes tuvieron que cerrar por seguridad sanitaria donde más del 80% de los restaurantes chilenos lo adoptaron.

En Chile las dark kitchens han impactado tanto a los restaurantes que han reinventado su modelo de negocio, como a nuevos establecimientos que han nacido exclusivamente alrededor de este nuevo paradigma. En algunas ciudades, se han instalado hubs de dark kitcken; creando así otro modelo de negocio asociado.

Desde Deliverect aseguran que “stablecer una dark kitchen representa una décima parte del costo de un restaurante tradicional. Para comenzar, hay que tener una cocina que cumpla con las normas sanitarias, una tableta electrónica conectada a la red y un servicio de ingreso a plataformas de delivery, o un sistema de venta establecido en sus redes sociales. De esta forma, el empresario puede enfocarse en ofrecer alimentos de buena calidad respetando siempre los tiempos de entrega” comenta Valentin Vermersch, gerente general para Deliverect LATAM

Al ser establecimientos virtuales, este modelo de negocio tiene ventajas como mayor capacidad de producción, el tipo de local con menores tamaños, costos de renta y decoración, menor cantidad de nómina y enfoque en servicio. Esto hace de las cocinas ocultas una opción muy interesante para marcas gastronómicas interesadas en expandir su oferta. 

Todo parece indicar que efectivamente este modelo llegó para quedarse. Esta tendencia es prácticamente nueva y tiene mucho espacio aún para evolucionar en Chile y el resto de la región. Además de los beneficios económicos, este modelo brinda flexibilidad y beneficios para los consumidores, los chefs, y hasta para los periodistas que cubren el sector gastronómico.

La clave para este tipo de cocinas 

La clave de las cocinas ocultas es el delivery. Administrar múltiples plataformas a través de diferentes aplicaciones puede ser complicado, especialmente si este sistema no se encuentra conectado directamente a la cocina. Esta tarea, que se lleva a cabo manualmente en la mayoría de los casos, puede llegar a provocar errores que impactan alrededor del 15% de los pedidos. Esto provoca mermas en alimentos, pérdida de clientes, desorden en los procesos de producción y estrés en los empleados. Además, por si fuera poco, críticas negativas sobre el servicio en redes sociales. 

Deliverect, empresa global que opera en Chile, cuenta con innumerables funcionalidades para que la gestión de los pedidos sea más eficiente. Algunas de sus ventajas son la gestión de menús de todas las plataformas desde un solo panel de control, y la integración sin problemas de los pedidos realizados a través de las aplicaciones de entrega con el sistema punto de venta de la cocina, eliminando errores manuales de la gestión de diferentes plataformas. Este tipo de soluciones han demostrado ayudar a los dueños de negocios a incrementar la velocidad de los pedidos en un 48%, bajar el margen de error en órdenes en un 80%, disminuir el trabajo manual en un 25% y aumentar los ingresos un 25%.