MODELO DE TRABAJO “HÍBRIDO”: CUATRO TIPS PARA AUMENTAR LA PRODUCTIVIDAD

0
83
Woman in hybrid work place sharing her time between an office and working from home remotely, EPS 8 vector illustration
Woman in hybrid work place sharing her time between an office and working from home remotely, EPS 8 vector illustration

A dos años de esta pandemia muchas empresas en Chile han visto en el trabajo remoto una gran posibilidad para continuar creciendo. Según el “Estudio Medidas Covid y Retorno Seguro” de la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS), un 45% de las empresas permitirá -preferentemente de forma parcial- que sus trabajadores sigan trabajando en esa modalidad cuando termine la pandemia. 

Según diversos estudios y mediciones, el teletrabajo aumenta la productividad gracias a factores como la flexibilidad horaria y el ahorro de tiempo entre los viajes a la oficina y de regreso al hogar.

Pese a eso, son múltiples los desafíos que deben afrontar las empresas para que sus colaboradores combatan contra la gestión del estrés y extenuantes jornadas laborales, además de la reducción de interacciones con los equipos de trabajo.  

“En Kimberly-Clark, la pasión de nuestros equipos y sus nuevos hábitos nos motivaron a co-crear nuevos formatos y estilos de trabajo, buscando un mix entre sus necesidades personales y profesionales. Por ello, creemos que es momento de incentivar un modelo de trabajo “híbrido”, el cual ofrece un balance entre lo remoto y lo presencial, reconociendo los beneficios de cada modalidad para impulsar una mayor productividad en nuestros equipos y, a la vez, fomentar una cultura de confianza y flexibilidad”, afirma Nadia Abuid, Gerente de Recursos Humanos de Kimberly–Clark para Perú, Chile y Bolivia. 

En ese sentido, la ejecutiva de Kimberly-Clark (empresa líder mundial en el desarrollo de productos descartables para la salud, la higiene y el cuidado personal) comparte cuatro prácticas corporativas para aumentar la productividad en el talento humano y mantener el bienestar de los colaboradores en su proceso de adopción de modalidades de trabajo híbridas: 

  1. Construir una oficina virtual. Existen distintas herramientas y programas digitales para el desarrollo de tareas y es importante saber identificarlas. Lo ideal es dar a conocerlas internamente, de forma muy detallada, para que los colaboradores entiendan la forma en la que éstas pueden facilitar su trabajo. Esto permitirá que comprendan todos los recursos a su disposición para mejorar su desempeño, ser más productivo y evitar distracciones; desde casa o en la oficina.

 

  • Priorizar la comunicación asincrónica. Uno de los beneficios del trabajo híbrido es que cada colaborador puede desempeñarse de manera independiente, manejando su agenda y sus tiempos. Esto implica que, si bien la comunicación con otros miembros de su equipo no sea instantánea ni inmediata, las reuniones y conversaciones a distancia sean mejor aprovechadas, enfocadas y objetivas. Es importante que los colaboradores entiendan esta nueva mecánica de comunicación y sean comprensivos al momento de comunicarse por medios virtuales. Eso sí, el mensaje debe ser claro y directo. 

 

    1. Planificar el tiempo en la oficina. Al combinar la presencialidad con el trabajo remoto, lo recomendable es que las actividades de mayor envergadura y que necesiten de interacción continua puedan discutirse y planificarse durante sesiones presenciales. Esto permitirá una retroalimentación directa y conclusiones mejor elaboradas por parte de todo el equipo, inclusive en menor tiempo. Las reuniones virtuales también son relevantes en este aspecto, ya que permitirán finiquitar detalles que quedaron en el aire o para alguna reunión de emergencia. Cabe resaltar que, para ambas formas, la información a compartir debe ser totalmente clara y detallada.

 

  • Mantener la escucha continua. Un aspecto que pasa desapercibido desde hace un tiempo es recibir la opinión de todos los miembros de un equipo. Estudios de Kimberly-Clark han evidenciado que estar abierto a nuevas ideas, escuchar perspectivas diversas, valorar los cuestionamientos y la co-creación de propuestas, son prácticas que fortalecen el ambiente laboral y nivel de compromiso de todos los colaboradores. Por otro lado, permitirá generar soluciones más creativas ante algún problema y motivará a cada integrante del equipo a mejorar, ya que todos buscarán aportar con más ideas en las próximas reuniones.