VOLKSWAGEN REORDENA SU DIVISIÓN DE DESARROLLO TÉCNICO: CICLOS DE PRODUCTO MÁS CORTOS Y OFERTAS DIGITALES MÁS RÁPIDAS

0
91

La transformación en una empresa tecnológica comienza con el desarrollo: nuevo proceso de desarrollo interdisciplinario centrado directamente en los requisitos del cliente y el software.

El desarrollo de los futuros vehículos se acorta en un 25%, pasando de 54 a 40 meses.

Integración más estrecha del desarrollo y la producción para acelerar el tiempo de producción por vehículo: objetivo de diez horas por vehículo.

Los amplios programas de formación preparan al equipo de desarrollo técnico para los nuevos retos y formas de trabajo.

Proyecto Campus Sandkamp de 800 millones de euros para crear estructuras de trabajo ágiles 

 

Santiago, marzo de 2022. En su afán por convertirse en una empresa tecnológica, Volkswagen está reorientando su división de Desarrollo Técnico (TD) en Wolfsburg. La idea es convertir la mayor unidad de ingeniería del Grupo, con 11.500 empleados, en la que marque el ritmo de la transformación de la marca Volkswagen en una empresa tecnológica. El principal objetivo es rediseñar por completo el proceso de desarrollo, haciéndolo interdisciplinario, centrado directamente en el software, los requisitos de los clientes y la SSP, la plataforma eléctrica del futuro de Volkswagen, y centrado en las funciones más que en los componentes individuales. Se espera que esto reduzca el tiempo de desarrollo en aproximadamente una cuarta parte, aumente la velocidad de las nuevas versiones de software y acelere considerablemente los procesos de fabricación en la producción. La TD se convertirá así en un importante pilar para la transformación del desarrollo del Grupo.  

“Si el automóvil se está convirtiendo cada vez más en un producto de software de manejo eléctrico, su desarrollo también debe evolucionar en todas las dimensiones. Estamos haciendo que la TD esté más conectada y sea más eficiente al centrar nuestros procesos y nuestra organización en sistemas y funciones en lugar de centrarnos en componentes. Primero el software y no el hardware. Esto nos permitirá reducir los tiempos de desarrollo en un 25%: en el futuro, los proyectos de vehículos se completarán en 40 meses a partir del momento en que se haya establecido la arquitectura básica de software, en lugar de 54 meses como hasta ahora”, dijo Thomas Ulbrich, miembro del Consejo de Administración responsable de Desarrollo Técnico. “Este año, la transformación también se hará visible fuera del Grupo con el centro de desarrollo Campus Sandkamp previsto en Wolfsburgo. Invertiremos 800 millones de euros en convertir el Campus Sandkamp en el centro de desarrollo de vehículos más vanguardista del mundo. De este modo, ponemos de manifiesto que TD está acelerando el ritmo de transformación de Volkswagen en una empresa tecnológica”, añadió Ulbrich.

La ingeniería de sistemas reducirá el proceso de desarrollo en un 25 por ciento aproximadamente 

La creciente conectividad de los vehículos, cuyo objetivo es lograr una integración perfecta en el ecosistema digital, y el enfoque constante en la experiencia del usuario requieren un rediseño del proceso de desarrollo. El punto de partida en el desarrollo de vehículos son las nuevas funciones que satisfacen las necesidades de los clientes. Por lo tanto, el nuevo proceso de desarrollo se centrará en las funciones y los sistemas más que en los componentes. Conocido como ingeniería de sistemas, este es un enfoque habitual en proyectos de desarrollo complejos en la industria, como en la construcción de aviones.

En los años 90, el desarrollo de vehículos se centraba, principalmente, en los componentes. A medida que se fueron añadiendo funciones y sistemas electrónicos a principios de la década de 2000, la conectividad empezó a desempeñar un papel cada vez más importante. Ahora y en el futuro, el vehículo debe verse como un sistema más en el ecosistema completo del cliente y comunicarse sin problemas con todos los sistemas externos al vehículo. 

Para ello, los expertos de las distintas unidades especializadas aclaran los requisitos y las interdependencias en una fase temprana y se aseguran de que los sistemas y componentes se configuren y diseñen adecuadamente para que todas estas funciones puedan engranarse sin problemas.

Junto con la intensificación de su enfoque en los métodos de trabajo ágiles, Volkswagen está reduciendo los tiempos de desarrollo en un 25%; en el futuro, los proyectos de vehículos se completarán en 40 meses en lugar de 54 meses como antes. Al colaborar estrechamente con Producción, TD contribuye de forma significativa a la optimización de los procesos de fabricación, con el objetivo de conseguir un tiempo de producción de unas diez horas por vehículo.

Perfeccionar las habilidades del futuro a través de la formación específica 

Al reorientar TD hacia procesos de desarrollo conectados centrados en sistemas y funciones, Volkswagen está realizando inversiones específicas en la formación de los colaboradores para preparar a su plantilla para la era digital. Varios cientos de ellos ya han recibido formación para nuevos campos de trabajo en TD, y miles más harán lo mismo en los próximos años.

De aquí a 2030, unos 4.000 colaboradores serán recalificados para nuevos e importantes perfiles de trabajo, mientras que entre 6.000 y 8.000 más serán perfeccionados con mayores cualidades, recibiendo una amplia formación. Las oportunidades de formación van desde cursos más cortos diseñados para ampliar conocimientos específicos, hasta el reciclaje a gran escala. 

En la actualidad, los programas de formación más largos duran hasta 180 días y darán a los empleados la oportunidad de trabajar en nuevas áreas de actividad, por ejemplo, un obrero metalúrgico cualificado, podría convertirse en un especialista en puesta en marcha de ingeniería de automoción. De este modo, Volkswagen está sentando las bases para crear puestos de trabajo atractivos y mantener los empleos en su sede de Wolfsburgo a largo plazo.

El Campus Sandkamp hará visible el futuro del desarrollo

Volkswagen invertirá 800 millones de euros en el Campus Sandkamp durante los próximos cinco años. El nuevo y ultramoderno centro de desarrollo elevará los niveles del desarrollo de vehículos. El Campus Sandkamp, que albergará a más de 4.000 empleados en la casa de proyectos y el centro de integración, será también un proyecto emblemático para el futuro del trabajo en Volkswagen. 

La casa de proyectos actuará como un paraguas para el diseño, la conceptualización, la experiencia del usuario, la estrategia de producto, las series de modelos, la gestión de proyectos técnicos y los miembros del equipo de proyectos de Compras, Finanzas, Planificación de la Producción, Garantía de Calidad y Ventas.

El centro de integración garantizará vías de aprobación y toma de decisiones cortas y eficientes entre las distintas divisiones. Su innovadora infraestructura de pruebas y simulación y el diseño abierto de las áreas de colaboración proporcionarán un entorno de primera clase para la ingeniería de sistemas activa. Los nuevos y ágiles métodos de desarrollo y el entorno de trabajo de última generación permitirán a TD asumir un papel pionero en la transformación global de Volkswagen.

La plataforma eléctrica de la futura SSP y el enfoque sistemático en el software sentarán las bases de la movilidad futura

Al acelerar el proceso de desarrollo, centrarse sistemáticamente en los requisitos de los clientes y formar al personal para trabajos específicos, el departamento de Desarrollo Técnico no solo está sentando las bases de la movilidad del futuro, sino que también está creando las condiciones para desarrollar un vehículo totalmente eléctrico, impulsado por el valor y totalmente conectado con Trinity, que se integre a la perfección en el ecosistema digital.

Para ello, Volkswagen está trabajando en la plataforma que el Grupo utilizará en el futuro, conocida como SSP (Scalable Systems Platform). Una plataforma potente y escalable para la era eléctrica, que se desplegará por primera vez en 2026 en el proyecto Trinity de Volkswagen y que acabará fusionando las actuales plataformas MEB y PPE. Esto convertirá a la SSP en la base de todas las marcas y modelos -en otras palabras, la base de más de 40 millones de vehículos del Grupo- y permitirá a Volkswagen consolidar su posicionamiento como líder de plataformas.

Al igual que la MEB, la SSP también estará abierta a terceros proveedores. Al mismo tiempo, permitirá la plena integración del vehículo con su ecosistema, creando así las condiciones para una alta automatización de la conducción (Nivel 4) y nuevos modelos de negocio basados en el uso. La gestión digital del ciclo de vida (DLCM) mantendrá los vehículos de Volkswagen actualizados incluso después de su entrega, de modo que en el futuro los clientes dispondrán de un vehículo que esté siempre a la altura de los tiempos. Como fabricante de grandes volúmenes, Volkswagen está haciendo que este progreso sea asequible para muchas personas: tecnologías como las actualizaciones por la nube online (OTA) y las funciones bajo demanda (FoD) ya están a la altura de esta pretensión.

Con el despliegue de la estrategia ACCELERATE, la marca Volkswagen se preparará sistemáticamente para los profundos cambios que se producirán en la industria del automóvil. La marca ha destinado alrededor de 18.000 millones de euros a la inversión en las futuras tendencias de e-movilidad, hibridación y digitalización hasta 2026. Como parte de su ofensiva eléctrica global, Volkswagen aumentará la cuota de sus entregas totalmente eléctricas en Europa hasta superar el 70%. En Estados Unidos y China, la marca se propone alcanzar una cuota de mercado de vehículos eléctricos superior al 50% en el mismo periodo.

Para lograrlo, Volkswagen lanzará al menos un nuevo modelo BEV cada año. El objetivo es la electrificación total de la cartera de modelos. Volkswagen pretende ser neutra en carbono a más tardar en 2050. Al mismo tiempo, la empresa también está acelerando los otros grandes temas del futuro: La integración del software en los vehículos y la experiencia digital del cliente se convertirán en importantes competencias básicas. Con la implantación de modelos de negocio basados en datos, Volkswagen pretende atraer a nuevos grupos de clientes y aprovechar fuentes de ingresos adicionales. Además, Volkswagen hará posible la conducción autónoma para muchas personas en 2030. En este proceso, Volkswagen está reforzando su posición como la marca más atractiva para la movilidad sostenible.