ESTUDIO EVIDENCIA GRAVE IMPACTO DE LA PANDEMIA EN CAPACIDADES COMUNICACIONALES Y MOTORAS EN PRIMERA INFANCIA

0
279

Diagnóstico de la Fundación Familias Power constató que la ausencia de jardines infantiles y colegios los años 2020 y 2021 produjo un preocupante déficit en el desarrollo integral de niños y niñas menores de 5 años de contextos vulnerables provenientes de comunas de todo Chile.

 

Niños de 4 años que no pronuncian más de 10 palabras de forma clara y comprensiva. Que no conocen las tijeras o no saben tomarlas, que tampoco han tenido acceso a témperas ni mucho menos saben cómo agarrar un pincel. Otro tanto con la distinción de los colores o las figuras geométricas.

Es parte de la realidad que evidenció el reciente “Estudio Efectos de la Pandemia en la Primera Infancia”, realizado por la Fundación Familias Power,  durante el mes de marzo y abril de 2022. Éste, quiso visibilizar los importantes déficits que existen en cuanto a habilidades sociales y emocionales en niños y niñas en una etapa que es crucial para su desarrollo futuro.

El trabajo evaluó a 665 niños y niñas de entre 21 y 58 meses de edad,  pertenecientes al 40% más vulnerable, según el Registro Social de Hogares y de distintas comunas de la zona norte, centro y sur de Chile, en sectores urbanos, rurales, sectores extremos o aislados. Esto, luego de evidenciar que en los programas de la Fundación existían importantes rezagos cognitivos, motores y comunicacionales.

La principal conclusión fue que casi la mitad de los niños se encuentran bajo lo esperado (bajo la Expectativa) para su edad en las 5 áreas evaluadas respecto al año anterior. Ello se traduce en que por ejemplo, junto con tener bajos niveles lingüísticos, se observan niños con dificultad para caminar y desplazarse, baja tonicidad muscular, con importantes índices de sobrepeso, con alimentación desbalanceada e incluso algunos padres reportan “que consumen alimentos en que no se hace necesario masticar en exceso”.

También se visualizó niños de sobre 3 años en que patear una pelota no está en sus instintos y una excesiva utilización de las pantallas, como fórmula generalizada de mantener a los niños tranquilos y en silencio.    

“Esto se explica mayoritariamente por la pandemia, debido a la ausencia de jardines infantiles y colegios los años 2020 y 2021, al escaso relacionamiento de los niños con otras personas, en especial niños, la falta de habilidades parentales para hacerse cargo de estimular y potenciar el desarrollo integral de los niños, la falta de desarrollo muscular y tonicidad en los niños producto del encierro y el alto nivel de estrés y hacinamiento en los hogares”, resume Anne Traub, directora ejecutiva de Fundación Familias Power.

El estudio contempla también resultados por sexo, que demuestran que las mujeres están por sobre los hombres en todas las dimensiones – 38% versus 56% están Bajo Expectativa – y por zonas geográficas, siendo el norte el con peores resultados, destacando los bajos resultados en el desarrollo de la comunicación (60% de los niños están Bajo la Expectativa) y la motricidad fina (54% de los niños están Bajo la Expectativa).

A fin de darle una mayor presión, las evaluaciones fueron aplicados de forma personal y en su mayoría a domicilio, a través de las monitoras de la Fundación (profesionales capacitadas), con la herramienta ASQ-3, la cual evalúa el proceso de desarrollo de los niños en áreas como la Comunicación, Habilidad Motora Gruesa, Habilidad Motora Fina, Resolución de Problemas y Habilidad Socio-Individual.