LA FAMILIAS NECESITAN CERTEZAS

0
145

Con medidas como el cierre adelantado y transversal de colegios y jardines infantiles volvemos a poner en juego a quienes más han sido golpeados por la pandemia: niños, niñas y adolescentes.

En medio de altos niveles de violencia escolar, dramáticos rezagos en el aprendizaje y fuerte deterioro en el desarrollo cognitivo, social y emocional de los niños y niñas, se hace urgente reestablecer rutinas y otorgarles certezas. Es intrínseco en la estabilidad del ser humano y en el manejo y autorregulación de nuestras emociones tener un rayado de cancha definido y seguro.

El cambio intempestivo en las reglas y la ausencia de estructuras en las familias sólo generan angustia aún más en nuestros niños y jóvenes, debilitan su salud mental y estresan a las familias.

Los cuidadores, que suelen ser las mujeres, también se ven afectadas. Estaban empezando a retomar rutinas, a emplearse, a enviar a los niños al colegio, y con estas medidas todo se derrumba. La baja flexibilidad laboral y ausencia de hábitos promueven la informalidad o simplemente el desempleo. La brecha de género solo se abre.

Poner a los niños y niñas en el centro de nuestra sociedad y decisiones implica hacer todos los esfuerzos porque los colegios sean los últimos en cerrar y los primeros en abrir. No al revés. Hoy las familias de Chile claman  por certezas.

Anne Traub, Directora Ejecutiva Fundación Familias Power