FIN DE AÑO CON CIFRAS NEGATIVAS: PLANIFIQUEMOS BIEN EL 2023

Ricardo Ibáñez, socio fundador defensadeudores.cl

Llegamos a fin de año y con ello, conocimos las últimas cifras macroeconómicas de este 2022. El saldo, desde ya, no es positivo: tenemos una inflación que sigue al alza -13,3% en doce meses-, un Banco Central que mantuvo alta la tasa de interés (11,25% Tasa de Política Monetaria) y una UF que terminará diciembre sobre los $35.000.

Los números que observamos coinciden con el diagnóstico de algunos expertos, aunque para otros son una sorpresa. Como sea, y pese a las predicciones, en la práctica ha significado que hemos vivido un año difícil de forma transversal. Si bien los efectos impactan en distintas medidas, esta crisis económica ha golpeado a personas, pymes y grandes empresas.

Partimos el 2022 sin el estado de excepción que nos acompañó el 2020 y el 2021, con el retorno de los juicios de cobranza y la incipiente alza en la cantidad de deudores morosos que había bajado durante la pandemia. El panorama no se puso mejor. Con los meses llegó la guerra entre Rusia y Ucrania y otros factores externos e internos que tensionaron nuestro mercado.

Como si fuera poco, con la quiebra de grandes constructoras, que se produjo con mayor fuerza este segundo semestre, se prevé un efecto en cadena. Este podría hacernos comenzar un 2023 con la insolvencia de pequeños comerciantes y de una parte significativa del mundo del subcontrato. Trayendo consigo un alza sostenida e importante en el desempleo, que ya se encuentra en un 8%.

Estos antecedentes nos deben mantener alerta. Como abogados que buscamos soluciones legales para problemas de endeudamiento, hemos visto con pesar cómo las personas y las pymes han tenido que perder sus bienes porque sus deudas superaron ampliamente sus ingresos.

Lo preocupante hoy no es terminar el año así, sino comenzar un 2023 con expertos proyectando un escenario de recesión o estancamiento económico inevitable. Por eso, se hace urgente e importante que, en un contexto como este, reflexionemos y llevemos la conversación hacia un plan económico responsable, que nos permita hacer una planificación consciente y prudente sobre nuestros próximos gastos de cara al 2023.