MERCADO LIBRE DENUNCIA A APPLE POR PRÁCTICAS ANTICOMPETITIVAS EN MÉXICO Y BRASIL

Apple prohíbe a las apps para iOS distribuir y/o comercializar bienes digitales de terceros 

Esto impide el surgimiento de competidores en el mercado de distribución de contenidos digitales en iOS, reforzando así su monopolio en ese mercado

También elimina un canal de distribución importante para los desarrolladores de este tipo de contenidos que compiten con Apple (como los que participan en la actualidad en la industria de streaming de video o música, o en la de ebooks)

Estas conductas de Apple afectan negativamente no sólo a desarrolladores de bienes digitales, sino también, a los consumidores de los mismos, al ver incrementados artificialmente sus precios 

San Pablo / Ciudad de México.- Mercado Libre denunció a Apple en México y Brasil por varias prácticas prohibidas por la legislación de competencia en ambos países. La denuncia fue presentada ante el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) y la Comisión Federal de Competencia (COFECE) de México, y ante el Conselho Administrativo de Defesa Econômica (CADE) de Brasil. 

En su denuncia Mercado Libre demuestra que Apple abusa de su monopolio en la distribución de aplicaciones para dispositivos con sistema operativo iOS al imponer una serie de restricciones sobre la distribución de bienes digitales y las compras dentro de las aplicaciones (in-app), que desplazan o limitan la entrada de competidores de Apple. 

Una de las restricciones es la prohibición a las apps de distribuir bienes o servicios digitales de terceros tales como películas, música, videojuegos, libros, contenido escrito, etc. Esta prohibición, que no aplica para Apple, tiene serios efectos anticompetitivos, a saber: 

  • Bloquea el surgimiento de distribuidores, distintos de Apple, de bienes y servicios digitales en dispositivos iOS. De esta manera, Apple impide que Mercado Libre, o cualquier otro agente económico, ingrese a la distribución de bienes y servicios digitales producidos por terceros y compita de este modo con Apple, que sí ofrece este servicio. 
  • Restringe la distribución de contenidos que compiten con los de Apple. Las apps de Mercado Libre y las de otros agentes económicos pueden ser un canal para millones de usuarios para acceder a servicios de streaming de video o ebooks que compiten con las ofertas de Apple en esos mercados. La

prohibición, por lo tanto, le impide a estos agentes económicos beneficiarse de un canal alternativo de distribución y, con ello, restringe artificialmente tanto su capacidad de competir con Apple como de adquirir la escala necesaria que les permita amortizar sus inversiones. 

“La prohibición de Apple que impide que en una app se puedan distribuir bienes digitales de terceros tiene por efecto evitar el surgimiento de marketplaces de bienes digitales en iOS que desafíen el actual monopolio de Apple. Esto claramente daña a sus competidores, a menos que ellos mismos también sean gigantes digitales verticalmente integrados, quienes hasta podrían beneficiarse de esta inclinación artificial hacia ecosistemas integrados. Pero más importante, también daña a los consumidores de bienes y servicios digitales, que sufren los sobreprecios de las comisiones impuestas por Apple y pierden visibilidad y acceso fácil a otras opciones de contenidos”, señaló Jacobo Cohen Imach, Vicepresidente Senior de Legales & Asuntos Públicos de Mercado Libre. 

La segunda restricción denunciada por Mercado Libre consiste en que Apple obliga a los desarrolladores que ofrecen bienes o servicios digitales dentro de las apps a usar únicamente su procesador de pagos. Esta obligación, se suma a la prohibición que impide a los desarrolladores redireccionar a los compradores desde la app a sus sitios, y así escapar de las abusivas reglas de Apple. 

Los efectos anticompetitivos de esta segunda restricción nuevamente son sustanciales. Por un lado, resulta en un incremento de costos indebido a los desarrolladores que compiten con Apple dadas las elevadas comisiones que ésta cobra cuando los desarrolladores usan el procesador de pagos en cuestión. Adicionalmente, la obligación de usar únicamente el sistema de procesamiento de pagos de Apple, le otorga a ésta una ventaja artificial respecto de los desarrolladores con los que compite en la provisión de bienes y servicios digitales. En efecto, le permite a Apple acceder a información comercial sensible de estos desarrolladores y “desintermediar” la relación entre éstos y sus clientes. Por otro lado, como no aplican sobre la oferta in-app de bienes físicos o de bienes digitales gratuitos, discrimina a los que comercializan bienes y contenidos digitales. 

Esta segunda restricción ya ha sido denunciada por otros desarrolladores y ha sido -o está siendo- investigada por diversas agencias de competencia en el mundo como la Comisión Europea, la CMA del Reino Unido, la ACM de Países Bajos, el Bundeskartellamt de Alemania, la ACCC de Australia, la KFTC de Corea del Sur, la JFTC de Japón, la CCI de la India y la ICC de Indonesia. 

“Antes de presentar las denuncias Mercado Libre intentó sin éxito que Apple modificara estas conductas anticompetitivas. Sin duda, hubiéramos preferido evitar un conflicto con la empresa más grande del mundo. Sin embargo, estamos convencidos de que estamos haciendo lo correcto para el futuro de la competencia en los mercados digitales y para los cientos de millones de consumidores actuales y potenciales de contenidos digitales”, concluyó Cohen Imach.