TRANSPORTE DE CARGA: GENEREMOS UN ESTÁNDAR DE SEGURO

El alza de la delincuencia durante el último tiempo ha impactado fuertemente al comercio, donde uno de los delitos más violentos y que genera mayor pérdida es el robo de camiones. Según cifras de la PDI, la región Metropolitana y Valparaíso acumulan cerca del 50% de los casos desde 2017 a la fecha, sumando más de 130 robos. Y peor aún, en muchos de estos cuantiosos asaltos se han descubierto denuncias falsas de choferes coludidos con delincuentes.

En ese contexto, las empresas exportadoras e importadoras están aún más en alerta. Además de mecanismos físicos como el uso de GPS, las compañías necesitan contar con pólizas de seguros de acuerdo a su mercancía y que cubran una posible siniestralidad según riesgos previamente identificados.

En la industria surge la necesidad de estar protegidos de antemano, es por eso que a nuestros clientes los asesoramos para generar un estándar de seguro que sea exigible a los proveedores de transporte. Es crucial saber que tu proveedor tiene el seguro necesario para indemnizarte a ti  y que no tenga que meterse la mano al bolsillo para pagarte porque es muy difícil que eso pase. Muchos materializan la prestación de servicio de transporte mediante un contrato, entonces nosotros ponemos como cláusula que se tiene que cumplir con un seguro que cumpla con ciertas características y montos.

En el caso de las exportaciones, los robos están dirigidos a productos como nueces y cerezas, mientras que por el lado de las importaciones, los ladrones operan para atacar principalmente camiones con productos de tecnología o automóviles. Hay puntos críticos que están bastante identificados entre Valparaíso-Santiago o el camino que une a San Antonio con la Ruta 68, pero también hay mucho robo que se produce directo en el puerto, con suplantación de documentación. En caso de un robo en ruta, es difícil el recupero porque son delincuentes no identificados, pero si se identifica al tercero en el puerto, dirigimos las acciones al agente de Aduana, que en general tiene un seguro y se recupera.

Además de esta asesoría preventiva, con apoyo en el cobro de las pólizas y persecución civil en caso de ser necesario, ARM ayuda a empresas que por tener una alta siniestralidad o bajos recursos, no pueden acceder al pago de una póliza. Se puede tener un auto-seguro juntando dinero periódicamente, como si fuera el pago de una prima. Con un monto definido por el cliente y administrado para que dé alguna rentabilidad, pero que permita echar mano en caso de que ocurra un siniestro.

Por ello, algunos relevantes son: Identificar cuál es el riesgo, Valorizar la carga, Definir datos sobre la carga (por ejemplo, si es refrigerada, en contenedor dry o carga a granel) y, finalmente, generar un Estándar de seguro exigible a proveedores de transporte, con características y montos establecidos.

Rafael Guarda

Gerente Legal de Associated Risk Management (ARM)