LLEGA A QUELLÓN PIONERO PROGRAMA DE FUNDACIÓN FAMILIAS POWER PARA RECUPERAR LA LECTOESCRITURA EN NIÑOS PREESCOLARES

0
192

Leer es Poderoso se implementará en grupos de 20 niños por semestre y será impartido de forma gratuita, presencial y prácticamente personalizado por tutoras capacitadas en el exitoso método australiano Leer para Aprender.

Luego de llegar a 200 escolares con su programa de verano de lectoescritura Leer es Poderoso, la Fundación Familias Power ha extendido esta iniciativa en nuevas comunas de Chile, siendo una de ellas Quellón donde se acaba de dar inicio con un grupo de 20 niños de entre segundo y quinto básico.

En la localidad de Los Lagos, el programa se implementará durante todo el año para así atender de forma concreta los graves rezagos en las habilidades de lectoescritura que hoy presentan niños de Chile, sobre todo provenientes de zonas vulnerables.

Con ello, se logrará beneficiar a 20 niños por semestre, quienes cursarán durante 15 semanas talleres de reforzamiento de lectura y escritura, además de compartir con otros y entretenerse en grupo. En vacaciones de invierno y de verano, según corresponda, los grupos tendrán además una semana intensiva.

“Estamos ante una crisis de aprendizaje, profundizada por la pandemia en la que el 96% de quienes están en primero básico no reconoce todas las letras del alfabeto. A lo anterior se suma un contexto de alto ausentismo, abandono escolar y graves problemas de convivencia. Es por esto por lo que desde Familias Power nos convertimos en la primera fundación en Chile que pasa del diagnóstico a la acción con medidas y aportes concretos”, destaca Anne Traub, directora ejecutiva de la Fundación Familias Power, entidad enfocada en el aprendizaje de la primera infancia vulnerable y creada por la abogada y el empresario Matías Claro.

Leer es Poderoso, que además se enmarca en la causa Por un Chile que Lee, es impartido de forma gratuita, presencial y prácticamente personalizada por tutoras del equipo de profesionales de la Fundación Familias Power las que han sido previamente capacitadas en el método australiano Leer para Aprender liderado por Ingrid Westhoff. 

Este sistema apunta a ir más allá del desarrollo académico y se plantea como una herramienta que facilita el éxito en el aprendizaje de la lectura y de la escritura de los estudiantes de alta vulnerabilidad social, produciendo así un alto impacto en el desarrollo de su autonomía y su autoestima.

“El foco será mejorar las habilidades de lectura y escritura de los niños con una metodología probada. Incluso, mediremos la evolución de las capacidades lectoras y comprensivas de los niños tanto al inicio como al final del programa con el fin de atender las necesidades específicas de forma personalizada y luego poder dar cuenta de los avances. Además, serán jornadas de juego y entretenimiento para ellos, con un esquema planificado de entrega de contenidos y desarrollo integral”, describe Traub.

Este programa cuenta con el apoyo de donaciones de personas y empresas entre las que están Fundación Huneeus y Grupo Prisma, Morales.

Por último, cada niño recibirá una mochila que en su interior contendrá artículos escolares, libros y juguetes didácticos, pizarras y plumones para su uso durante el ciclo del programa y que al final del ciclo quedarán en sus casas para uso personal y familiar.