CÓMO PODEMOS AYUDAR A SALVAR EL PLANETA CON TECNOLOGÍA

0
61

Expertos de AyT (Ambiente y Tecnología), empresa que lidera el mercado de la instrumentación ambiental en Chile y en América Latina, analizan el rol clave de la tecnología en la preservación del medio ambiente.

“La integración de la IA en la instrumentación medioambiental también plantea desafíos, como la privacidad de los datos y la responsabilidad en la toma de decisiones.  Existe un concepto interesante y novedoso conocido como Redes de Calidad del Aire de Alta Resolución donde la IA juega un papel muy importante, permitiendo sortear varias limitaciones de los métodos tradicionales de monitoreo de calidad del aire”, reflexiona David Segura, Gerente TI AyT.

La tecnología desempeña un papel crucial en la preservación del medio ambiente. A través de innovaciones sostenibles, la tecnología contribuye a mitigar los efectos del cambio climático, optimizar el uso de recursos naturales y fomentar prácticas ecoamigables.

Desde la generación de energía renovable hasta la implementación de soluciones inteligentes para la gestión de residuos, la tecnología se ha convertido en un aliado fundamental en la lucha contra la degradación ambiental. Además, la digitalización y la conectividad facilitan la monitorización y recopilación de datos ambientales, permitiendo una toma de decisiones más informada, eficiente y, en tiempo real.

Con el tiempo, se ha comprobado que la tecnología no solo ofrece soluciones prácticas, sino que también inspira un cambio cultural hacia la sostenibilidad, impulsando una conciencia global sobre la importancia de cuidar nuestro preciado hogar, la Tierra.

Álvaro Oliver, Gerente de Operaciones AyT (Ambiente y Tecnología), empresa chilena líder en el mercado de la instrumentación ambiental en nuestro país y América Latina, explica que “es difícil negar que tradicionalmente en la industria ha existido una cierta reticencia a adoptar tecnologías que no hayan llegado a una etapa de madurez avanzada en sus sistemas de control operacional. Sin embargo, en los últimos años, esta tendencia está cambiando a medida que las ventajas de las herramientas inteligentes y la automatización se vuelven más evidentes. Desde el punto de vista de la sustentabilidad, estas mejoras conducen a una mayor eficiencia en el uso de recursos naturales y energía. Los sistemas de control avanzados pueden ajustar automáticamente los procesos para minimizar el desperdicio y reducir la huella ambiental”.

“Además, se ha visto cómo, de a poco, esta tecnología ha revolucionado la forma en que las empresas abordan sus compromisos medioambientales. Mediante el uso de diferentes sensores, Internet de las cosas (IoT) y análisis de datos, hoy podemos monitorear en tiempo real una variedad de parámetros ambientales, como calidad del aire, consumos de combustible o uso del agua”, agrega el profesional.

El Gerente de Operaciones de AyT, además enfatiza que gracias a esta información “hoy es posible una detección temprana de problemas, lo que a su vez facilita respuestas rápidas y efectivas. Además, la recopilación y análisis de grandes cantidades de datos generados por estas tecnologías “inteligentes” brindan una comprensión más profunda de los patrones ambientales y las tendencias a lo largo del tiempo. Esto es crucial para la formulación de políticas y la toma de decisiones informadas”.

A la vez, David Segura, Gerente TI de AyT complementa con la siguiente reflexión desde su experiencia: “en el rubro medioambiental, el Big Data tiene mucho que aportar, proporcionando herramientas y capacidades para la recolección, análisis y la gestión de datos relacionados con el medio ambiente. Aquí nos enlazamos con el mundo IoT (Internet of things) donde los sensores y dispositivos capturan información del medio para hacernos llegar este gran volumen de datos, de esta manera podemos categorizar, ordenar y estandarizar la data para poder analizarla”.

“En el rubro del medioambiente también hay distintas verticales donde el Big Data hace aportes significativos como la monitorización y predicción del clima, la gestión de recursos naturales, la monitorización de la calidad del aire o del agua, gestión de residuos, conservación del ecosistema o incluso alertas de desastres naturales”, agrega.

Según el experto, lo anterior conduce a la toma de decisiones más informadas y una mayor eficiencia en la gestión de recursos naturales o de procesos industriales.

“En este sentido, en AyT trabajamos arduamente para entregarles a nuestros clientes las mejores y más modernas aplicaciones tecnológicas de adquisición y transmisión de datos. Así pueden contar con información temprana, valiosa y relevante para que puedan tomar las mejores decisiones. Apoyamos a nuestros clientes en el cumplimiento de las regulaciones medioambientales asociadas, no solo al monitoreo continuo de emisiones, sino también a la transmisión de datos relacionados con calidad de aire y ahora también a la extracción y consumo de agua. Nuestras plataformas permiten el almacenamiento de data histórica, visualización de datos a través de dashboards e interfaces gráficas modernas e intuitivas, reportes e informes normativos que cumplen con las exigencias actuales y sistema de alertas vía correo electrónico, entre otros”, comenta.

En este sentido, la tecnología de la información (TI) se ha convertido en un habilitador clave para abordar los desafíos interconectados de la industria, el medio ambiente y la salud. “Al aprovechar su potencial, las organizaciones pueden lograr un equilibrio entre la eficiencia económica, la sostenibilidad ambiental y la mejora de la calidad de vida de las personas. Por ello, juega un papel fundamental en el avance de la materia medioambiental, debido a que brinda herramientas y soluciones que permiten monitorear y recopilar datos de procesos que son relevantes tanto para la gestión operativa, como para variables de relevancia ambiental y otras que pudieran afectar la calidad de vida o salud de las personas. Esto a través de la recolección, procesamiento y análisis de datos de diversas variables en tiempo real”, explica David.

“A través del modelamiento y simulación de variables, podemos prever el impacto de las operaciones y sus cambios en diferentes escenarios y cómo estas afectan a los procesos, medio ambiente y calidad del medio. Esto es valioso para evaluar el impacto de nuevos procesos industriales, la introducción de productos químicos y otros factores en el ecosistema”, agrega.

“Otro factor importante es que la TI ayuda a las empresas a optimizar sus procesos, reduciendo el consumo de recursos, la generación de residuos y las emisiones contaminantes, mediante sistemas de control y automatización. Juega un rol clave en la predicción y prevención de desastres ambientales o de salud pública, mediante el análisis de datos históricos y en tiempo real, la tecnología de información puede ayudar en la predicción y prevención de desastres naturales como inundaciones, incendios forestales y sequías o estado de avance de enfermedades, permitiendo una respuesta más rápida y eficaz”.

“Por otro lado, las herramientas de tecnología de la información permiten apoyar en la concientización pública, donde las plataformas en línea y las aplicaciones móviles permiten la divulgación de información relevante que apoya en la educación a la población. Esto fomenta la conciencia pública sobre cuestiones relevantes de la industria, ambientales o salud pública entre otros y puede llevar a cambios en el comportamiento y las políticas públicas.”, enfatiza.

IA para un futuro más verde

Y, respecto a aplicación de IA en este rubro, David Segura comenta que “sin duda tiene el potencial de revolucionar la instrumentación medioambiental al ofrecer capacidades avanzadas de análisis y toma de decisiones basadas en datos”.

Al integrarse en la instrumentación medioambiental, la IA puede desempeñar varios roles clave como:

1.      Análisis de Datos.

2.      Detecciones tempranas de anomalías.

3.      Modelos predictivos.

4.      Automatización de procesos críticos.

5.      Optimización de procesos industriales.

6.      Desarrollos de soluciones personalizadas.

7.      Educación y concientización de la sociedad.

“Es importante destacar que la integración de la IA en la instrumentación medioambiental también plantea desafíos, como la privacidad de los datos y la responsabilidad en la toma de decisiones.  Existe un concepto interesante y novedoso conocido como Redes de Calidad del Aire de Alta Resolución donde la IA juega un papel muy importante, permitiendo sortear varias limitaciones de los métodos tradicionales de monitoreo de calidad del aire”, reflexiona el profesional de AyT, que, desde sus inicios, ha reconocido la importancia de complementar su oferta de equipamiento y servicios con soluciones tecnológicas que permiten darle valor a la información que estos generan.

Además, de acuerdo, al profesional, “mediante el uso de la IA, los datos de la estación de referencia son usados para calibrar y corregir las desviaciones de los sensores de menor costo y, en conjunto con técnicas de modelamiento avanzadas, es posible obtener una visión más completa y precisa de los niveles de contaminantes en diferentes lugares. Esta sinergia entre tecnología y medioambiente nos brinda la oportunidad de crear un mundo más sostenible y saludable para las generaciones futuras, por lo que seguiremos trabajando por un futuro más verde”.

Más información:

www.ayt.cl

Linkedin: Ambiente y Tecnología