PROTEGE TU CABELLO DE LA HUMEDAD Y EL FRIZZ CON ESTOS SIMPLES CONSEJOS

0
126

La protección térmica y la hidratación del cabello son claves durante esta época para lucir un cabello sano y suave, a pesar de las inclemencias del tiempo.

Junio, 2024-. El frizz y los efectos negativos de la humedad del aire en el cabello son una gran preocupación en este clima frío, es por eso que en el inicio del invierno mantener el pelo en buenas condiciones se vuelve una necesidad. Con el fin de mantener el cabello suave, libre de frizz y protegido de los diversos agentes adversos que lo pueden dañar, existen técnicas, productos y tratamientos que te harán lucir de un pelo soñado, independiente del clima.

Los cabellos muy porosos absorben mucha humedad, provocando que la cutícula se expanda y en consecuencia se erize, produciendo el efecto frizz. Con el fin de evitar este esponjamiento en el pelo, es recomendable mantener el cabello muy hidratado, y para esto existen algunas opciones.

Entre ellas, la mascarilla hidratante Essential Love de Davines, un tratamiento capilar de efecto rápido, que en 30 segundos ayuda a la suavidad y controla el frizz de los cabellos porosos. Su fórmula enriquecida con Aceituna Minuta y Vitamina E reduce el volumen, permitiendo lucir un pelo sedoso y manejable.

Por otro lado, el kit capilar de la línea No More de Fanola, que incluye champú, mascarilla de tratamiento y un cepillo desenredante anti-quiebre, contribuye a la remineralización del cabello y mediante sus ingredientes, entre ellos arcillas naturales que aportan a darle más disciplina al cabello.

La aplicación de estos tratamientos se debe complementar con un correcto uso de las herramientas de secado y planchado, ya que la exposición al calor excesivo puede contribuir al quiebre de la hebra capilar, produciendo frizz. Para prevenir este efecto, la opción recomendada es usar un termoprotector como Melu Shield de Davines, un spray que previene el estrés térmico producido por el uso continuo de plancha o secador.

Para cepillar el cabello la sugerencia es utilizar cepillos de cerdas plásticas que tienen la capacidad de evitar el esponjamiento. A esto se le puede complementar utilizando peinados que protegen la cutícula, sin tensar el cabello para evitar el quiebre. Trenzas, moños o coletas pueden proteger el cabello de la humedad y reducir el frizz, además de mantener el cabello desenredado.

Siguiendo estos consejos simples y prefiriendo productos de calidad, es posible mantener un cabello sano y manejable a pesar de las malas condiciones del clima este invierno. La clave está en priorizar la hidratación, utilizando tratamientos específicos y siempre protegiendo el cabello contra el calor excesivo de las herramientas que se utilizan para secar y peinar.