SÍNDROME DEL IMPOSTOR EN EL ENTORNO LABORAL

0
70

El Síndrome del Impostor, un fenómeno psicológico que afecta tanto a nivel personal como profesional, continúa siendo un tema de gran relevancia en el mundo laboral. Este síndrome no solo socava la autoconfianza de quienes lo padecen, sino que también puede limitar significativamente su desarrollo y bienestar en el entorno laboral.

 En el complejo panorama del mundo laboral actual, uno de los fenómenos psicológicos que más atención ha capturado es el Síndrome del Impostor. Afectando tanto a nivel personal como profesional, este síndrome implica que individuos competentes y exitosos se perciban a sí mismos como no merecedores de sus logros, sintiéndose como fraudes o impostores a pesar de evidencias que prueban lo contrario.

El Síndrome del Impostor fue identificado por primera vez en 1978 por las psicólogas Suzann Imes y Pauline Clance. Inicialmente observado en mujeres con altos logros académicos y profesionales, estudios posteriores han revelado que afecta por igual a todos los géneros y edades. “Este fenómeno no está catalogado como un trastorno en el DSM V, pero es ampliamente reconocido y discutido en ámbitos laborales”, enfatiza Ana Troncoso, psicóloga y coach en fortalezas Gallup.

Los individuos con este síndrome tienden a atribuir sus éxitos a factores externos como la suerte o la ayuda de otros, minimizando sus propias capacidades y esfuerzos. Suelen ser perfeccionistas que temen ser descubiertos como un “fraude”. Esta profunda inseguridad se manifiesta en un perfeccionismo extremo y en una resistencia a asumir riesgos o desafíos mayores, lo que puede limitar seriamente su crecimiento profesional”, resalta la profesional.

Causas y factores de riesgo

El síndrome puede originarse por diversos factores, incluyendo:

  • Presiones familiares y sociales: Especialmente en aquellos que provienen de familias con un historial de grandes logros o son la primera generación en alcanzar hitos educativos o profesionales.
  • Experiencias laborales negativas: Como despidos injustificados o acoso laboral, que pueden deteriorar la autoimagen profesional de una persona y alimentar la creencia de incompetencia.
  • Cambios laborales significativos y trabajos solitarios: Estos pueden aumentar la autoexigencia y hacer que los individuos duden de sus habilidades al enfrentarse a nuevos desafíos o trabajar sin el apoyo directo de colegas.

Evaluación de la gravedad y estrategias de manejo

Este síndrome varía en gravedad desde dudas temporales hasta inhibiciones persistentes que pueden llevar a ansiedad o depresión si no se manejan adecuadamente. La intervención temprana y las estrategias efectivas son clave para manejar este síndrome:

  • Desarrollar redes de apoyo: Fomentar relaciones profesionales y buscar retroalimentación constante puede ayudar a recalibrar percepciones personales de competencia y logro.
  • Reconocimiento y aprovechamiento de talentos: Identificar y fortalecer habilidades personales puede aumentar la confianza y la eficacia en el desempeño laboral.
  • Conversaciones abiertas sobre inseguridades y desafíos: Discutir abiertamente las preocupaciones con superiores y colegas puede proporcionar nuevas perspectivas y reducir el miedo al fracaso.

Conclusiones

Ana Troncoso, enfatiza que “es fundamental que tanto individuos como organizaciones reconozcan y aborden el Síndrome del Impostor para cultivar un entorno laboral que promueva el bienestar y la eficiencia. La clave está en establecer dinámicas que permitan a todos los empleados sentirse valorados y competentes.”

Asimismo, invita a las empresas a tomar acciones conscientes para mitigar el impacto del Síndrome del Impostor, mejorando así la salud mental y la productividad en el lugar de trabajo.